Según un reciente estudio publicado en ‘Physiology & Behavior’, ya puedes olvidarte totalmente de la cafeína. Los investigadores realizaron pruebas a 18 mujeres que tenían problemas crónicos de sueño en dos experimentos separados.

Todos los días lo mismo. Levantarse y acudir a la cafetera como un zombie para tratar de reanimar tu cuerpo y que tus ojos se abran de una vez por todas. Muchos pensarán que lo ideal y más efectivo es tomarse una bebida energética o un refresco de cola, pero están muy equivocados, no hace falta recurrir a ningún alimento o bebida para sentirnos lo más despiertos posible.

Según un reciente estudio publicado en ‘Physiology & Behavior’, ya puedes olvidarte totalmente de la cafeína. Los investigadores realizaron pruebas a 18 mujeres que tenían problemas crónicos de sueño en dos experimentos separados.

En el primer grupo tomaron 50 miligramos de cafeína, que es un poco menos de lo que se obtendría bebiendo un refresco. El segundo grupo subió y bajó escalones a un ritmo normal durante diez minutos.

La investigación, dirigida por Derek D. Randolp y Patrick J. O’Connor, descubrió que los participantes sintieron significativamente más energía después de subir las escaleras que los que tomaron cafeína. Además, los primeros sintieron también un vigor renovado de forma inmediata al hacer el ejercicio.

Los investigadores también probaron la memoria y el tiempo de reacción de trabajo de los participantes después de completar las tareas. Ellos no encontraron diferencias entre los que subieron escalareas y los que tomaron café, mostrando que la actividad física puede aumentar su energía física sin agotar su energía mental. “Hacer ejercicio, evitará la somnolencia”, dice Chris Repka, profesor de la Salud en la Universidad de Arizona. La actividad física aumenta la frecuencia cardíaca, el metabolismo y el flujo sanguíneo.

Pero el estudio solo fue realizado con mujeres, así que no está del todo claro si se podrían aplicar los mismos efectos en los hombres, aunque no estaría de más realizar alguna tarea física más en tu vida diaria.

Cantar

Quizá subir y bajar escaleras te parece un método poco ortodoxo para despertarte. Según una investigación publicada en ‘Journal of Music Therapy’, cantar a todo pulmón tu canción favorita mientras vas camino al trabajo hace que sientas más energía. Los científicos midieron los niveles de excitación de los encuestados después de cantar o de escuchar una canción que les gustara y descubrieron que eso les hizo sentir más enérgicos. Intentar llegar a notas altas requiere un esfuerzo, lo que provoca un pequeño estrés y este un impulso que te despierta rápidamente. ¿Demasido tímido para cantar? Escuchar una canción a todo volumen también debería funcionar.

Tomar el sol

Parece que las plantas son muy sabias y los rayos solares son muy beneficiosos. Según un estudio holandés, 10 minutos de sol pueden ayudarnos a sentirnos menos lentos. Aquellos que veían más la luz del día sentían menos fatiga que aquellos que pasaban más tiempo a oscuras. “Cuando los ojos están expuestos a la luz natural, envían una señal a las áreas del cerebro que se encargan de la vigilancia”, dicen los investigadores.

Ver vídeos de gatitos

Parece una broma pero no lo es. Ver estos videos nos hace sentir optimistas y enérgicos, así lo asegura Jessica Gall Myrick, de la Universidad de Indiana, que preguntó a casi 7.000 consumidores de este tipo de contenidos. Los participantes del estudio tuvieron que responder a preguntas sobre los hábitos de visualización de clips a través de una variedad de sitios web, y sobre cómo estos afectaban en su estado anímico.

Los resultados fueron muy positivos. Los participantes en el estudio dijeron que se sentían con más energía y con mayor optimismo, después de visualizar uno de los múltiples vídeos de simpáticos felinos en las redes sociales. También señalaron que habían disminuido la ansiedad, la irritación y la tristeza.

/psg