“Lo que hice es inexcusable”. Pocas veces Bill Clinton aceptó manifestarse públicamente sobre el escandaloso affaire que mantuvo con Monica Lewinsky. De hecho, las contadas veces que se refirió al romance que puso en jaque su presidencia, la polémica iba en aumento. En las próximas horas saldrá al aire el documental “Hillary”, en el que participa el círculo íntimo -tanto familiar como político- de la ex primera dama y secretaria de Estado norteamericana. El avance difundido por la productora Hulu muestra reveladoras confesiones del ex presidente de Estados Unidos.

En su participación, Bill Clinton justificó que tuvo sexo oral con Monica Lewinsky “para manejar la ansiedad”, ya que la “presión del trabajo” lo hacía sentir como un boxeador después de haber peleado “30 rounds”. “Lo hice para controlar mis ansiedades”, confesó.

El affaire entre el ex jefe de Estado y la joven becaria estalló en enero de 1998, cuando una amiga de ella presentó unas grabaciones al FBI donde se relataban los encuentros sexuales entre ambos. El escándalo se hizo público y el presidente demócrata fue sometido a un juicio político por perjurio por la Cámara de Representantes. Finalmente, fue exonerado y luego logró la reelección.

En un principio, Clinton negó las acusaciones al jurado que había iniciado las investigaciones, y a su propia esposa, quien le creyó. Pero la presión fue en aumento hasta que llegó uno de los momentos más duros: confesarle a Hillary la verdad.

“Fui y me senté en la cama y hablé con ella. Le dije exactamente lo que sucedió, cuándo sucedió… Le dije que me sentía terrible por eso. Hemos pasado bastante en los últimos años. Le dije que no tengo defensa, que es inexcusable lo que hice”, relató Bill en el documental.

/gap