Con bastante resignación y molestia terminaron los jugadores de Everton de Viña del Mar luego del empate conseguido en su vis¡ta al Estadio Nacional jugando ante la Universidad de Chile.

Esto porque los jugadores quedaron con un gusto amargo luego de ver la repetición de la jugada polémica del segundo tiempo, la mano de Sebastián Galani y que era penal para los visitantes y que finalmente no se termino cobrando. Así lo reflejó el volante Maximiliano Cerato en la salida del estadio.

“Era penal claro, la vimos después, y era penal claro, nada mas que el árbitro no quiso revisar la jugada por el VAR”, señalaba el 7 evertoniano.

En esa misma línea sobre la función del VAR, el argentino fue claro “yo creo que si está el VAR es para eso, creo que el árbitro ahí se equivoca y no quiere llevar la jugada al VAR, siendo que estaba a 10 metros de la jugada”, cerró el formado en Defensores de Belgrano.

Por Ignacio Soto Bascuñán