Algunas muñecas son ciertamente aterradoras. Con sus miradas muertas mientras nos miran en la distancia, y sus rasgos extraños que parecen casi una burla de la forma humana, no es de extrañar que estos objetos se hayan convertido en protagonistas para historias y películas de terror. Sin embargo, parece que las historias de estas muñecas se vuelven aún más aterradoras que su propio aspecto. Estamos hablando de muñecas malditas, embrujadas o poseídas que van más allá del ámbito de la mera ficción de terror.

Durante siglos ha habido casos de muñecas que han logrado ser tan espeluznantes como parecen, logrando pasar de las pesadillas a nuestra realidad. Pero hay algo mucho peor que las muñecas malditas, los muñecos ventrílocuos. Por supuesto, no todos son aterradores, de hecho, fueron una fuente popular de entretenimiento en el pasado. Aunque esto no ha sido el caso de un muñeco ventrílocuo aparecido en un río de México.

El muñeco ventrílocuo maldito

Los habitantes del pequeño pueblo de San Antonio la Esperanza, en el estado mexicano de Morelos, se asustaron al descubrir en el Río Bravo un muñeco ventrílocuo de tamaño humano envuelto en una manta. Era tan real que los lugareños creían que era un cuerpo humano muerto.

Aquellos que lo encontraron estaban tan aterrorizados que decidieron quemarlo, pero para su sorpresa no ardía, lo que los llevó a considerarlo como maldito. Después de numerosos intentos, finalmente pudieron quemar el muñeco. Según el periodista César Buenrostro, la razón por la que costó tanto quemar con éxito la muñeca fue porque estaba húmeda por estar en el río, por lo que probablemente no estaba maldita. Sin embargo, la pregunta más importante es quién era el dueño de la muñeca y por qué esa persona la arrojó al río. La respuesta a esa pregunta aún se desconoce, pero Buenrostro y el popular investigador Oxlack encontraron al hombre que creó el muñeco ventrílocuo.

muneco ventrilocuo maldito mexico - Encuentran un muñeco ventrílocuo maldito en un río de México

El hombre llamado Julio lamentablemente no podía recordar a quién le vendió el muñeco. Sin embargo, proporcionó una información interesante al afirmar que usó una resina epoxi para crearlo, lo que dificulta su quema. Ya sea que estuviera maldito o no, las imágenes del hallazgo inundaron las redes sociales y rápidamente se vilarizaron, incluso llamó la atención del director de cine Guillermo del Toro, quien retuiteó las fotos del espeluznante muñeco ventrílocuo. Incluso hay un video del aterrador muñeco tirado en el suelo con un ojo azul abierto y el otro quemado.

Los usuarios más escépticos sugirieron que se trataba de una figura decorativa para negocios. Al parecer hace algunos años era bastante común que los establecimientos usaran figuras de tamaño real como publicidad para sus negocios. Las mismas se elaboraban de diversos materiales e incluso a algunas se les podía vestir. Incluso un internauta dijo que dos habitantes del pueblo llamados Alejandro y William inventaron la historia valiéndose de un muñeco que adquirieron en Estados Unidos para hacer una broma a sus vecinos, contradiciendo así la investigación de Buenrostro y Oxlack.

Los muñecos ventrílocuos tienen una larga historia de ser maldecidas e incluso embrujadas. un hombre llamado Michael Diamond notó que la vitrina donde guardaba un muñeco ventrílocuo de la Segunda Guerra Mundial se abría sola, por lo que instaló una cámara de video durante dos noches consecutivas para descubrir por qué ocurría.

/psg