Los mercados del mundo viven una jornada de pánico que no se veía desde la crisis financiera. Y uno que preocupa especialmente a Chile es el del cobre.

Claro porque los futuros del principal producto de exportación del país y sustento de las arcas fiscales experimentan un desplome de 3,51% ubicándose por debajo de los US$ 2,48 por libra.

Este fuerte retroceso estaba asociado al temor que sigue generando el coronavirus, aunque ya no tanto por su impacto en China –el mayor socio comercial de Chile y principal consumidor de cobre del mundo-, sino más bien por el efecto en la economía mundial.

El brote ya afecta a más de 100.000 personas en todo el mundo. En Italia, por ejemplo, ya decretó cuarentena en la zona industrial y más rica de la península.

De acuerdo a Reuters, los inventarios de metal en China se acumulaban esta semana, poniendo de manifiesto la persistente debilidad de la demanda en el mayor consumidor mundial de metales en medio del brote del coronavirus.

En los almacenes aprobados por la ShFE, las existencias de cobre treparon un 11,1% desde la semana previa, a 345.126 toneladas, su máximo desde abril de 2016.

El fuerte retroceso del cobre afectaba al tipo de cambio local. Tras la apertura del mercado interbancario, la divisa estadounidense se ubica por sobre los $ 842, su nivel más alto de la historia.

/psg