Max von Sydow, uno de los actores fetiche del director Ingmar Bergman y con una extensa carrera que incluye su papel en “Game of Thrones”, murió ayer domingo a los 90 años.

En declaraciones este lunes al semanario “Paris Match”, Catherine von Sydow, su esposa, dio el anuncio de su fallecimiento “con el corazón roto y una infinita tristeza”.

También pidió discreción a la prensa durante el periodo de luto por un actor saltó a la fama mundial con algunas de las grandes películas de Ingmar Bergman como “El séptimo sello”, “Fresas salvajes” o “El manantial de la doncella”.

Fueron precisamente esas cintas las que dieron una proyección este hombre que había nacido en la ciudad sueca de Lund en 1929 y que había comenzado su carrera de intérprete en el teatro.

Fuera de su Suecia natal, algunas de sus grandes interpretaciones fueron en “El exorcista” de William Friedkin; “La muerte en directo” de Bertrand Tavernier; “Pelle el conquistador” de Billie August –que le significó una de las dos nominaciones que recibió al Oscar durante su carrera-; “Sentencia previa” de Steven Spielberg o “La isla siniestra” de Martin Scorsese.

Su trayectoria considera cerca de un centenar de películas que incluyen producciones en inglés y otras tantas en francés, país donde se radicó y donde incluso adquirió la nacionalidad.

/psg