La agencia de calificación S&P Global recortó este martes su estimación promedio para el precio del crudo Brent en el año a US$40 por barril y advirtió que algunas compañías de gas y petróleo con evaluación en terreno especulativo podrían enfrentar recortes de varios escalones a sus notas crediticias.

S&P esperaba previamente que el Brent promediara US$60 este año. También redujo su estimación para el próximo año a US$50 desde US$55 y su proyección para el precio del gas Henry Hub para este año a US$2 por millón de unidades térmicas británicas (BTU) desde US$2,25.

“Es posible que los cambios de calificación (para las compañías productoras de gas y petróleo) en la categoría de grado de inversión sean más severas que durante el ciclo anterior”, dijo S&P, agregando que revisaría todas las notas de las firmas de exploración, producción y servicios de campos petroleros en las próximas semanas.

“En el segmento de alto rendimiento, en especial, los emisores sin coberturas, aquellos que enfrentan vencimientos próximos y están algo presionados por líneas de crédito renovables con base en préstamos probablemente enfrentarán múltiples rebajas de calificación”, agregó.

Barclays

Más temprano Barclays también rebajó sus estimaciones para los precios del crudo en 2020, citando el fracaso de la OPEP a la hora de convencer a sus aliados, incluida Rusia, de reducir más la producción, lo que llevó a Arabia Saudita a decir que aumentaría su bombeo en abril a pesar de la débil demanda global.

El banco recortó su pronóstico para los precios del Brent en 2020 a US$43 por barril y para los del West Texas Intermediate (WTI) a US$40 dólares. El banco había bajado previamente sus estimaciones para los precios del Brent a US$59 por barril este año y para los del WTI a US$54.

“Los mercados del petróleo enfrentan el momento de la verdad, debido a que el desacuerdo entre miembros clave de la OPEP+ significa que los suministros probablemente abrumarán el equilibrio del mercado en el corto plazo en medio de una enorme destrucción de la demanda por las medidas para contener al virus”, escribieron analistas de Barclays en una nota.

Los precios del crudo sufrieron su mayor caída diaria desde 1991 luego de que Arabia Saudita y Rusia iniciaron su guerra de precios, a pesar de que la rápida propagación del coronavirus frenará el crecimiento de la demanda global.

Los precios subieron este martes, pero los inversionistas ven pocas probabilidades de una rápida recuperación debido a que el virus ha golpeado la demanda.

Después de que el acuerdo de la OPEP se desmoronó, varios bancos también redujeron sus pronósticos de precios para este año porque estiman que la oferta abrumará a los mercados petroleros globales.

La rebaja en la previsión de Barclays se suma a la de Goldman Sachs que ayer pronosticó que la guerra de precios entre la OPEP y Rusia podría arrastrar el crudo Brent hasta los US$20 el barril, poniendo a prueba los niveles a los que algunos productores pueden operar.

/psg