El brote de coronavirus en el mundo está afectando el día a día en la actividad de todos los niveles sociales, incluso en el área deportiva ya hay partidos que se han jugado – y se jugarán – sin aficionados, particularmente en Europa y Asia.

La Seria A de Italia ha sido una de las más afectadas por estos sucesos por lo que el astro internacional Cristiano Ronaldo ha decidido refugiarse con su familia en su país, Portugal. Además, el jugador del Juventus busca estar cerca de su madre, que lleva internada en el hospital desde el 2 de marzo por un accidente cerebrovascular isquémico, causado por un coágulo de sangre que obstruye un vaso sanguíneo en el cerebro.

CR7 junto a su pareja Georgina Rodrigues y sus hijos se encuentran en su hogar en Funchal aprovechando que la liga italiana está suspendida hasta nuevo aviso.

El coronavirus ha evitado que los aficionados que saludaban a Ronaldo y a otros jugadores en persona antes o después de los partidos, pero eso no detuvo a la superestrella de completar su rutina cada vez que se baja del autobús del equipo antes de un juego el pasado 8 de marzo ante el Inter de Milán.

Cristiano bajó del vehículo y pretendió saludar a sus fans cuando en realidad no había nadie parado ahí.

/gap