Si crees que te falta compenetración a la hora de hacer el amor, no te preocupes: es algo muy normal que le suele pasar a las parejas de larga duración a medida que pasa el tiempo. Llevar varios años juntos puede hacer que la pasión se resienta y que no se entiendan como antes en sus momentos más íntimos. Son muchos los factores que terminan provocando este descenso de su frecuencia sexual: estrés, horarios no compatibles o el cuidado de los hijos, entre otros.

Algunas parejas incluso se quedan atascadas y no mantienen relaciones sexuales durante meses o años. Y la pérdida de la intimidad puede ser muy perjudicial para la relación; sin embargo, como casi todo en esta vida, tiene arreglo. La clave está en saber cómo hay que proceder en estos casos, de ahí que en los últimos años se hayan hecho muy populares las consultas o terapias sexuales, así como la sexología.

“Cuando no disponen de tiempo para pasar juntos es más fácil que acaben en el sofá viendo Netflix en lugar de en el dormitorio”

La revista norteamericana ‘The Healthy’ ha consultado con diversos expertos para conocer de cerca esta realidad y aportar consejos útiles a todas aquellas personas que crean que su vida sexual se ha vuelto monótona y aburrida.

“No tenemos tiempo”

El trabajo, las tareas domésticas y el cuidado de los hijos son algunas de las causas por las que la rutina acaba venciendo a vuestras ganas de hacer el amor. Entonces, como asegura Jill Whitney, terapeuta matrimonial de Connecticut, “cuando no disponen de tiempo para pasar juntos al final es más fácil que acaben en el sofá viendo Netflix en lugar de en el dormitorio”.

El sexo es una forma muy importante de conexión entre las parejas”, asegura la experta. “Por ello, debería ser una de las prioridades”. ¿Qué aconseja? “Quedar con gente distinta un rato y pasártelo bien. Luego, regresar a casa no muy tarde para no estar tan cansado y jugar a juegos”. Si tienen hijos pequeños, pueden dejarlos una noche con algún familiar y aprovechar para tener un momento de intimidad. “Haz que el sexo siga siendo una parte imprescindible de tu matrimonio, como ‘pegamento’ que mantiene a la pareja unida”, recalca Whitney.

“Sexo… ¿aburrido?”

Tal vez la menor frecuencia de vuestros encuentros sexuales se deba a que ya se ha vuelto demasiado mecánico. Lo esencial es no conformarse: “las parejas a menudo terminan por descubrir una determinada forma de hacer el amor que les funciona y la repiten hasta la saciedad”, opina la sexóloga. “Desafortunadamente, se acaban cansando. Tu sexo puede ser agradable, pero ha perdido intensidad”. Si es tu caso, lo mejor que puedes hacer es investigar aquello que te excita. “Bien podría ser usar lencería nueva o ver porno juntos”, aconseja la experta. Cualquier cosa que les haga recuperar la curiosidad por el otro y volver a tener puentes.

“Me duele la cabeza”

Es la excusa más típica, usada casi como recurso fácil en cualquier chiste o serie de humor. Sin embargo, este “dolor de cabeza”, entre otras molestias, son reales para muchas parejas. Sobre todo en las parejas que van cumpliendo años. En el caso de que sea mentira, esto también denota una falta de interés de la que hay que huir si quieres recuperar la felicidad y la pasión en tu hogar. “Tu compañero debe ser tu persona de apoyo”, recuerda Gilda Carle, experta en relaciones.

“Ahora no”

Esta es otra de las razones más comunes. Hay muchas parejas cuya libido nunca coincide: ni por la mañana ni por la noche, ni pronto ni tarde. Nunca parecen encontrar el momento porque cuando a uno le apetece al otro ya no y viceversa. Si este es tu caso, lo mejor que pueden hacer es llegar a un acuerdo o reservar determinados días o momentos para ustedes. Si trabajan y están todo el día ocupados, pueden dejar el domingo para ustedes y darse mimos. Al final, uno de los dos tendrá que ceder si qieren recuperar la pasión de la que hacán gala.

/psg