Tras la junta nacional de la DC quedó definido que la falange competirá en la primera vuelta presidencial y no en las primarias de la Nueva Mayoría.

Esta situación ha llevado al “nerviosismo” no sólo a los socios de la Nueva Mayoría –Alejandro Guillier se quedaría sin competir el 2 de julio- sino que también a los parlamentarios del partido. Hace algunos días el diputado Pablo Lorenzini decía a “El Líbero” que “deberíamos ir a primarias” y el diputado Víctor Torres sostenía que el mismo mecanismo era el mejor para la tienda ya que, a su juicio, lo que hoy día necesita el partido es “fortalecer la representación parlamentaria, pero también ser parte de una coalición”. A esa misma posición se han sumado el diputado Aldo Cornejo y el senador Jaime Pizarro, entre otros.

Un número considerable de parlamentarios propone que el mejor escenario para la DC son las primarias de la Nueva Mayoría, ya que la instancia daría la oportunidad a la tienda de hacer un pacto parlamentario que le permitiera mantener o aumentar el número de legisladores. Esto, porque hay un estudio del académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, que dice que si la DC compite en una lista independiente, sin los otros partidos de la Nueva Mayoría sólo conseguiría obtener 13 parlamentarios.

Pero hay otros parlamentarios que también sacan cuentas.  Distintas. El senador Ignacio Walker, dijo que el estudio de Morales es un “chiste” y que “el binominal se acabó hace años”, ya que hoy hay “representación proporcional”.

En conversación con “El Líbero” el senador explica que “un sistema electoral de representación proporcional, con cifra repartidora, significa que si un partido tiene 13% de los votos -que es lo que sacamos en la reciente elección municipal- tendrá, aproximadamente, 20 diputados de un total de 155 que se elegirán en noviembre”, independientemente de si va la DC va sola en una lista o con algún otro partido.

Este cálculo, dice el senador que competirá por la V región, tiene que ver con que “así opera la representación proporcional, no hay ninguna matemática que pueda predecir nada porque todo está muy fluido, lo único claro es que no podemos seguir actuando con mentalidad de binominal -pactos por omisión, cupos, cuotas, o qué sé yo- por la sencilla razón que el sistema binominal se acabó hace más de dos años, en enero de 2015, para ser más exactos”.

El planteamiento tiene que ver con que en un sistema proporcional si el partido tiene un cierto porcentaje de votos asegurado, también lo hace con un número de parlamentarios. O sea, la DC sólo por el hecho de ser un partido que cuenta con una votación importante ya tiene un número de legisladores garantizados.

Bajo esta tesis, la DC -pese a ir sola- conseguiría un resultado, que si bien no es el más auspicioso, tampoco es “suicida”. Aún así, este escenario es el menos probable, ya que el mismo Walker decía en la radio: “¿qué tiene que hacer a mi juicio la DC este sábado? Proponer un acuerdo parlamentario. ¿Entre quiénes? Las fuerzas de centro-izquierda que estén disponibles para un acuerdo parlamentario. ¿Qué plazo tenemos? Hasta agosto”. Y agregó: “primera vuelta presidencial y acuerdo parlamentario dentro de la centro-izquierda”.

Así las cosas, quienes están trabajando en el tema parlamentario, comentan a este medio que la teoría de Walker es “cien por ciento objetiva” y “que demuestra que si bien se pierden algunos cupos, no es la debacle del partido en el Congreso”.

Lo cierto es que también explican que el tema parlamentario “no es un tema de números, sino que de decisión política”, por lo que “la DC sí o sí va a llegar a un acuerdo con los otros partidos de la Nueva Mayoría”. Es más, lo que debería pasar en la Junta Nacional de este sábado es que se respalde la opción de que Carolina Goic compita en primera vuelta y que se determine que se tiene que llegar a un acuerdo presidencial -de apoyo mutuo en segunda vuelta- y parlamentario “en las condiciones que a nuestros socios le parezcan convenientes, ya sea en una o dos listas”.

El cambio, dicen en la DC, respecto al mandato de la última junta sobre que la tienda debía competir en dos listas, tiene que ver con que una vez tomada la decisión de competir en noviembre, es importante darles a los socios de la Nueva Mayoría la opción de poder decidir cómo quieren competir.

Eso sí, en la falange son conscientes que los otros partidos -PS, PR y PPD- saben que si no cuentan con la DC en un pacto parlamentario y en la segunda vuelta presidencial se alejan del centro y se acercan a la izquierda, lo que contribuye a que se parezcan “mucho” al Frente Amplio.

Reportaje de Carmen Novoa para El Líbero

/gap