Mientras el asalto al Capitolio de Estados Unidos daba la vuelta al mundo, se hizo público que el exjugador del Barcelona, David Wood, estuvo presente entre los manifestantes.Wood aseguró que “es un hombre que se preocupa por la gente; como Jesús, es un incomprendido”, sentenció. Confesó que “hice la que llamamos La Marcha de Jericó donde la gente de todos los puntos del país hicimos una marcha hacia las capitales de cada estado rezando por este fraude electoral. Había más de mil personas dispuestas a testificar ante los tribunales pero el sistema judicial es un sistema corrupto que no nos dejó compartir nuestra historia”.

Así lo ha reconocido el propio Wood, que además de colgar varias fotos del suceso, ha defendido en declaraciones recogidas por QuèThiJugues la gestión de Donald Trump, y ha criticado duramente a Joe Biden. “Oídme bien: Donald Trump será el próximo presidente de Estados Unidos. Están habiéndo operaciones militares ahora mismo para conseguirlo. Os daré 100 dólares a cada uno de vosotros si no lo es“, ha dicho el que fuera jugador de baloncesto durante casi 20 años. “Sí, fue terrible que entraran. Yo no fui a manifestarme, fui a rezar. Fui con mi trompeta de Jericó y ahora estoy haciendo un ayuno de 21 días“, añadió.

.

Wood desarrolló una extensa carrera profesional, pasando por 20 equipos en 20 temporadas, cuatro de ellos en la ACB, donde jugó en el Tau, el Unicaja y el Barça. Con el club azulgrana, al que llegó en sustitución del lesionado Audie Norris, conquistó la ACB y quedó subcampeón de Europa. Su entrega con los blaugranas le hizo merecedor del apodo el Gladiador, y era muy querido por la afición. Además, pasó por hasta 8 equipos de la NBA y estuvo en uno de la liga italiana.

Como curiosidad, David Wood fue internacional con la selección de Estados Unidos, con la que ganó una meritoria medalla de bronce en el Mundial de Grecia, en 1998. A ese campeonato no acudieron los jugadores de la NBA, que se negaron al estar en huelga, con el primer lockout de la historia que provocó un acortamiento de la temporada, por lo que acudieron baloncestistas de fuera de la mejor Liga del mundo. Ahí entró Wood, que hoy, con 56 años, vuelve a ser protagonista.

/gap