En su “Sesión Especial” de Política Monetaria, el Consejo del Banco Central de Chile acordó reducir la tasa de interés de política monetaria en 75 puntos base, hasta 1%, e implementar un conjunto de medidas adicionales orientadas al buen funcionamiento del mercado financiero.

La decisión respecto de la TPM contó con el voto favorable del Presidente señor Mario Marcel, el vicepresidente Joaquín Vial y el consejero Pablo García. Mientras que los consejeros Alberto Naudon y Rosanna Costa votaron por una reducción de 50 puntos base.

Con todo, se trata del mayor recorte de la tasa en 11 años, en plena crisis financiera y el nivel del tipo de interés más bajo desde julio de 2010.

La decisión acerca de las medidas adicionales fue adoptada por unanimidad.

“El escenario macroeconómico que enfrenta la economía chilena ha tenido un rápido y significativo deterioro producto de la expansión global del Covid-19 y las turbulencias financieras asociadas, lo que está afectando negativamente a la economía, impactando a hogares y empresas. En respuesta a estos desarrollos, diversos bancos centrales han adelantado sus decisiones de política monetaria y han anunciado una serie de medidas complementarias destinadas a facilitar la provisión de liquidez y el normal funcionamiento de los mercados de crédito”, indicó la entidad monetaria.

Además, el Banco Central hizo hincapié que “si bien las cifras económicas en Chile aún no incorporan los efectos de estas disrupciones, el ritmo de avance de la enfermedad en el país, las medidas sanitarias ya adoptadas por la autoridad, junto con la revisión de lo que está sucediendo en otros países, sugieren que los impactos en las ventas y flujos de caja de las empresas afectadas podrían ser significativos, en particular para pequeñas y medianas empresas”.

En esa línea, afirmó que bajo estas circunstancias, el Consejo ha decidido adoptar un conjunto de acciones orientadas a mitigar los impactos negativos de estos eventos y facilitar el proceso de ajuste que deberá enfrentar la economía chilena.

Entre ellas, además de la reducción de la tas hasta 1%, “se abrirá a los bancos una facilidad de financiamiento condicional al incremento de colocaciones (FCIC)”.

Además, “se incluirán bonos corporativos dentro de los colaterales elegibles para todas las operaciones de liquidez en pesos vigentes, incluyendo la FCIC”. También se iniciará un programa de compra de bonos bancarios a los participantes del sistema SOMA (Sistema de Operaciones de Mercado Abierto) por un monto equivalente en UF de hasta 4 mil millones de dólares. Y se extenderá el plazo del programa de venta de divisas hasta el 9 de enero de 2021.

/psg