Científicos nacionales identificaron potente virus de gran peligrosidad y rápido contagio en el país, el Huevonavirus.
Sus primeras manifestaciones fueron extraños cortes de pelo, pantalones caídos, crecimiento exponencial de irresolución sexual por moda, comportamiento irracional de pseudos estudiantes de liceos ex-emblemáticos, consumo preferencial de huevos de “gallinas felices”, celularitis extremis, e infantilismo crónico. El Huevonavirus ha afectado incluso al Primer Mandatario, que a estas alturas hace puras huevadas, al Poder Judicial, que castiga a las Fuerzas del Orden mientras libera, favorece y despenaliza a las Fuerzas del Desorden, y avanza galopante entre la población civil, que justifica imbécilmente que a su país lo estén haciendo mierda.
Hay personas que han sobrevivido al Huevonavirus, pero han quedado con sus facultades mentales absolutamente estropeadas, como el orate Hugo Gutiérrez, el motonevero Alejandro Navarro, el frescolín MEO, y la demencial Beatriz Sánchez.
Dicen que se está preparando una efectiva vacuna contra este virus, mediante la recuperación de una sabia receta aplicada el año 1973, que condujo a Chile a ser líder señero en América Latina. Esperemos su pronta distribución y aplicación.

/gap