España reportó un total de 13.716 casos de coronavirus, según datos divulgados este martes por el Ministerio de Sanidad, lo que supone un incremento del 18% diario (2.538) de los nuevos positivos. La cifra de muertos llegó a 558, un aumento de 67 víctimas fatales con respecto al balance del martes.

Un indigente en la Plaza Mayor de Madrid (AP Photo/Bernat Armangue)
Un indigente en la Plaza Mayor de Madrid

El director del Centro de Alertas y Emergencias sanitarias, Fernando Simón, indicó en rueda de prensa que hay 774 pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y 5.717 hospitalizados (un 42% del total).

Simón explicó que el ritmo de nuevos casos de Codvid-19 es similar al de la víspera (17,7%), lo que apunta a una reducción respecto al fuerte incremento de la semana pasada, aunque insistió en mostrar prudencia.

España es el cuarto país a nivel mundial más afectado por el virus, que ha contagiado incluso a la propia esposa de Sánchez, ministros, y destacados políticos y deportistas. Las cifras de casos y víctimas solo son superadas por China, Italia e Irán.

La multiplicación de los casos ha llevado al máximo de sus posibilidades al sistema sanitario español. En Madrid, la región más afectada con casi la mitad de los casos y cerca de tres cuartas partes de los fallecimientos, se instalarán este miércoles los primeros hoteles medicalizados para recibir pacientes, según anunció la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso.

Por su parte, el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, advirtió este miércoles que “lo más duro está todavía por llegar”, cuando aumente el número de personas en los hospitales por el coronavirus, ante un Congreso prácticamente vacío para evitar contagios del virus.

El discurso de Pedro Sánchez (Reuters)
El discurso de Pedro Sánchez

“Lo más duro está todavía por llegar, cuando nuestro sistema sanitario reciba el impacto del mayor número de personas contagiadas, cuando se prolonguen los días de aislamiento, cuando se manifiesten las consecuencias económicas” de la pandemia del nuevo coronavirus, dijo el socialista Sánchez.

“Estoy pidiendo sacrificio, pero también unión (…). Nada es caprichoso sino que es lo que hay que hacer para salvar muchas vidas, para salvar muchas empresas, para salvar nuestra economía”, señaló Sánchez, en una España en confinamiento casi total desde el sábado.

En el hemiciclo lo escuchaba una veintena de diputados, algunos con tapabocas y guantes, que se sentaban con varias sillas de distancia entre unos y otros. Una persona se encargaba de desinfectar profusamente el estrado antes de cada orador.

Las autoridades sanitarias han advertido que la curva con el número de casos seguirá ascendiendo por varios días. “Esto va a durar como mínimo hasta dentro de 10 o 11 días y no sabemos si va a durar más”, dijo el martes Fernando Simón.

/psg