El brote del nuevo coronavirus podría provocar la destrucción de 25 millones de puestos de trabajo en todo el mundo y generar pérdidas de 3,4 billones de dólares de ingresos de los trabajadores este año, declaró la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Sin embargo, si vemos una respuesta política coordinada a nivel internacional, como ocurrió durante la crisis financiera de 2008-2009, entonces el impacto en el desempleo global podría ser significativamente menor”, afirmó la entidad.

Asimismo, la OIT instó a una respuesta urgente y medidas coordinadas a gran escala para proteger a los empleados, impulsar la economía y hacer todo lo posible para asegurar los puestos de trabajo e ingresos estables de la población.

A fecha de hoy, en el mundo se han registrado más de 205.000 casos del nuevo coronavirus y más de 8.000 muertes, de acuerdo con los datos del Centro Johns Hopkins de Ciencia e Ingeniería de Sistemas (EE.UU.).

/psg