Isidora Jiménez (foto), Tomás González, los primos Grimalt. El alto rendimiento nacional debió venirse a Chile tras competir o ver truncadas sus giras internacionales por la crisis del coronavirus. Según el sitio desde arriban, muchos quedaron en cuarentena obligatoria, mientras que otro grupo decidió aislarse voluntariamente ante la posibilidad de haber contraído el virus.

Son 26 los deportistas que están en sus casas tras arribar o haber pasado por España, Alemania, Italia u otro país de alto riesgo, mientras que otros 31 tomaron la decisión voluntariamente (ver lista). El martes pasado el ministerio informó que se dio dinero a las federaciones para ayudar a traer a los especialistas a Chile y ese día la lista era de 26, pero los cierres de fronteras obligaron a adelantar viajes y hasta ayer la cifra había aumentado a 57.

“Quiero invitar a todos los que puedan trabajar desde sus casas a coordinar con sus equipos e trabajo y a poder planificar a distancia, ya que de esta manera se pueden proteger ustedes mismos, sino también a los que más quieren”, dice Tomás González en un mensaje difundido en redes sociales por uno de sus auspiciadores. También subió una imagen entrenando dentro de su departamento junto a su perro. Isidora Jiménez, en tanto, está haciendo la cuarentena en Panguipulli, mientras que Francisca Crovetto la cumple en su hogar en Santiago.

También hay nombres de deportistas que no están en la lista. Es el caso del golfista Joaquín Niemann, quien arribó este martes desde Estados Unidos, tras la suspensión hasta mayo y también ha hecho llamados a quedarse en casa a través de redes sociales. En casa en Chillán está el tenista Tomás Barrios, aunque nada se le solicitó cuando regresó desde Suecia tras la Copa Davis.

Otros muchos representantes nacionales se quedaron en los países en que se encontraban, como la triatleta Bárbara Riveros, quien sigue con sus entrenamientos en Australia, o el automovilista Nicolás Pino, quien se quedó en Inglaterra pese a que el inicio de la Fórmula 4 se suspendió, ante el temor de no poder entrar a Gran Bretaña una vez reanudado el campeonato. Otros, como el motociclista Tomás de Gavardo, se salvaron por horas de un seguro encierro, pues no alcanzaron a tomar los vuelos para salir de Chile.

En ese mismo marco, y tras el decreto de estado de emergencia dictado por la Presidencia el miércoles, el Ministerio del Deporte cerró los 31 recintos administrados por el Instituto Nacional de Deportes, entre las que se incluyen todas las instalaciones del Estadio Nacional, los Centros Deportivos Elige Vivir Sano y los Centros de Entrenamiento Regional. La Residencia Deportiva del CAR seguirá funcionando sólo para deportistas que la señalaron como su domicilio principal, pero no se acepta ya el ingreso de nuevos deportistas

“Esta crisis sanitaria es muy grave y dinámica, por lo que nos obliga a que adoptemos todas las medidas necesarias para proteger la salud de los ciudadanos. En nuestro caso, estamos priorizando el cuidado de las personas que a diario concurren a nuestros recintos y también la salud de nuestros deportistas de alto rendimiento. Chile debe enfrentar esta pandemia con unidad, autocuidado y solidaridad. El deber de todos es ser responsables y cuidarnos en comunidad. Es el único camino para enfrentar y derrotar juntos la amenaza del Covid-19”, declaró la ministra.

/Eduardo Méndez Garín