El Presidente de Argentina, Alberto Fernández, decretó una “cuarentena total” para todo el territorio, debido a la emergencia sanitaria ocasionada por el coroanvirus. La orden contempla, entre sus varias medidas, prohibir el libre transito de las personas, ya que “nadie puede moverse de su casa”.

En una decisión sin precedentes el Jefe de Estado impuso el estado de cuarentena sobre toda la región Argentina, con el objetivo de contener el avance del coronavirus, en un país donde ya se registran 128 contagios y 3 fallecidos.

La orden comenzó a regir desde las 00:00 horas de este viernes hasta el 31 de marzo y Fernández sostuvo que será “severo” con quienes incumplan el decreto e informó que “habrá sanciones para los que abandonen sus hogares sin justificación”.

Las medidas que tomó el Gobierno para hacer frente a la expansión del Covid-19 en el territorio suponen un aislamiento social preventivo y obligatorio para todos los habitantes del país.

“Nadie puede moverse de su residencia”

“Guardándonos en casa vamos a evitar que el virus se propague, o que se propague más lentamente, de tal modo que el sistema sanitario argentino le pueda hacer frente”, dijo el Presidente trasandino.

“Los argentinos y argentinas deberán someterse al aislamiento social preventivo y obligatorio. Nadie puede moverse de su residencia”, dictó Fernández y agregó que “los negocios como como supermercados, almacenes, farmacias, y ferreterías permanecerán abiertos. Pero las fuerzas de seguridad controlarán quién circula por la calle y los motivos”.

Además, indicó que quienes no cumplan con lo anterior “serán acusados de delito contra la salud pública, y se procederá a su detención. En caso de ser detenidos manejando, el vehículo será requisado”.

Fuerzas Armadas a la calle

La calle será controlada por las Fuerzas Armadas, la policía federal y las policías locales, que tendrán como labor vigilar que los ciudadanos no circulen por las calles sin motivo alguno, hasta al menos el 31 de marzo.

“Entiéndase que, desde las cero, la Prefectura y Gendarmería, la policía federal y las provinciales estarán controlando quien circule por la calle. Aquel que no pueda explicar qué hace en la calle se verá sometido a las sanciones que el Código Penal prevé para quien viola las normas”, sostuvo el jefe del Estado.

Transporte público

Los servicios de transporte público funcionarán como un fin de semana o feriado hasta el 31 de marzo, al tiempo que se prorrogó la suspensión de los servicios de trenes y buses de larga distancia hasta esa misma fecha, según informó el Ministerio de Transporte.

Además, el transporte público podrá ser utilizado exclusivamente por las personas que quedan excluidas de la Norma de Aislamiento Social Preventivo Obligatorio.

Agentes de tránsito realizarán controles para que la cuarentena obligatoria se cumpla y fiscalizarán que los pasajeros posean los comprobantes para acreditar su condición laboral que los habilite a circular.

Las excepciones

Dentro de la prohibición, hay algunas excepciones, por lo que no estarán obligadas a cumplir la cuarentena. La lista completa se conocerá cuando sea difundido el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

Por ahora se conoce que estarán eximidos del decreto los funcionarios del Gobierno, desde el nivel nacional a municipal, al igual que las fuerzas de orden público.

También están exentos los trabajadores de la industria de farmacológica, petróleo, alimentos, medios de comunicación y por supuesto los del área de la salud.

Además, Fernández indicó que debido al decreto “la economía se va a ralentizar, caerá la recaudación y se sumarán problemas fiscales” y que por lo mismo se formará “un gabinete federal trabajará en medidas para paliar la menor actividad económica”.

Por último, informó que el feriado del 2 de abril se adelanta para el 31 de marzo, así el 30 de marzo será feriado largo.

/psg