La Dirección del Trabajo (DT) emitió un nuevo dictamen con el objetivo de rayar la cancha a los empleadores y trabajadores para hacer frente a la crisis que enfrenta el país debido a la expansión del coronavirus. El documento tiene cuatro puntos: medidas alternativas de cumplimiento de las obligaciones contractuales; obligaciones del empleador en orden a disponer de todas las medidas necesarias para proteger la salud de los trabajadores; cierre de empresas y otras fuentes laborales por decisión de la autoridad sanitaria; y cierre de empresa, establecimiento, faenas u otras fuentes de trabajo efectuadas de modo preventivo por el empleador.

En el primer punto se sugiere una serie de medidas alternativas. Entre ellas el teletrabajo, celebración de pactos de horarios diferidos, concesión de feriados colectivos, y feriados legales, entre otros.

El segundo establece que el empleador debe resguardar la vida de los trabajadores y por ende, el trabajador tendrá que interrumpir sus labores si ve en riesgo su vida o salud. De ser así los trabajadores debe informar de inmediato a su empleador y este a la inspección del trabajo.

En otras palabras, le entrega al trabajador el derecho, cuando hay un riesgo grave e inminente, de interrumpir y abandonar su puesto de trabajo, por motivos razonables, cuando lo considere. Deberá poner en conocimiento del empleador y este informar a la Inspección.

El tercer regula el cierre de empresas por decisión de autoridad sanitaria. Esta medida se podría sostener que es por fuerza mayor. Y el último regula la suspensión de la empresa de manera preventiva.

Desde el gobierno, el subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, sostuvo que “da mayor claridad a trabajadores y empleadores respecto del impacto en materia laboral de la emergencia sanitaria producto del coronavirus, ya que existen muchas dudas al respecto”.

Asimismo, dijo que “la DT interpreta la ley. Ese es su rol y competencia. Sin embargo, siempre la última palabra en esta materia la tienen los tribunales ordinarios de justicia”.

Expertos

Desde el mundo de los expertos laborales, distintas son las visiones sobre este nuevo dictamen. Algunos lo califican como ambiguo, mientras que otras lo valoran al buscar mantener la continuidad de la empresa.

El exdirector del Trabajo, Marcelo Albornoz sostuvo que “el texto pretende orientar mejor sobre situaciones laborales, pero dada la realidad y premura se necesita algo más efectivo y preciso”. En ese sentido acotó que “lo que falta es casos, preguntas, respuestas, y que hacer. Por ejemplo. Vacaciones colectivas, se puede, si, cuando no, como hacerlo, que plazo, que derechos tiene el trabajador”. Subrayó que se necesita “algo más orientador, preciso y práctico que sirva para tomar decisiones e implementarlas”. Una postura similar entregó el exsubsecretario del Trabajo, Marcelo Soto, quien criticó que la DT entregara “sugerencias” y no impusiera los términos en que espera que se cumpla la ley. Sobre este punto dijo que la DT define fuerza mayor a la pandemia cuando autoridad decreta el cierre de empresas (aunque los tribunales finalmente deciden) pero si el empleador lo hace no. No explica la DT porqué la diferencia”. Por ello Soto añadió que “esperemos otro dictamen que realmente regule y pautas legales claras y no haga sugerencias”.

A su turno, el también ex subsecretario del Trabajo, Zarko Luksic puntualizó que “lo más importante es que frente a una circunstancia grave podrá este trabajador abandonar su lugar de trabajo lo que establece en el caso de la fuerza mayor se pone más del lado de la continuidad del empleo y no de la causal de fuerza mayor, para este caso es bastante dudoso aplicarlo, porque el virus es transitorio y ante ello no procedería cerrar la empresa de manera definitiva”. La DT se la juega por la mantención del empleo”.

/psg