El Coronavirus ha paralizado al fútbol chileno, pero los clubes siguen trabajando para estar en buena forma para cuando el Campeonato Nacional pueda volver. Universidad de Chile no es la excepción, y es que a pesar que el Centro Deportivo Azul se encuentra cerrado, el plantel recibió en sus casas implementos para realizar un régimen de trabajo.

Biciclietas, estáticas, barras olímpicas, banquillos, colchonetas, pesas, balones fitball y bandas elásticas de resistencia, son algunos de las herramientas que jugadores como Fernando De Paul, Walter Montillo, Pablo Aránguiz y Joaquín Larrivey recibieron en sus casas durante la jornada del viernes.

“Si bien la mayoría tiene acceso a gimnasio o materiales deportivos, también hay otros que no. Es por esto que decidimos enviarles lo que hay en nuestro gimnasio a esos jugadores y así optimicen su preparación, ya que por mucho que tengan una pauta no están entrenando en el CDA”, señaló el director deportivo azul, Rodrigo Goldberg.

Algunas de las tareas entregadas por el cuerpo técnico para trabajar la parte física se centran en fuerza y resistencia, además de ejercicios de pesas y trabajos aeróbicos, mientras que los nutricionistas del club azul recomendaron una meticulosa pauta para evitar el alza de peso y fortalecer el sistema inmunológico de los jugadores.

/Eduardo Méndez Garín