Durante la mañana de este lunes, se registraron aglomeraciones en las estaciones de Metro y paraderos de Transantiago luego de que se modificaran los horarios de funcionamiento del transporte público debido a la entrada en vigencia del toque de queda, el cual se extendió desde las 22:00 horas del domingo hasta las 05:00 de hoy.

Una situación que no respondió al llamado de las autoridades, quienes han recomendado mantener “distancia social” para evitar la propagación del coronavirus (Covid-19), que ya ha confirmado 746 casos.

Por esta razón, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, anunció esta tarde que se modificarán nuevamente los horarios de funcionamiento del transporte público en la capital.

De esta forma, Hutt anunció que el despacho de los buses desde los terminales comenzará a las 5.30 y circularán hasta “cerca de las 22:00”, aproximándose al horario de toque de queda.

En el caso de Metro y ferrocarriles, la titular de Transportes informó que comenzarán sus operaciones a las 6:30 de la mañana y se permitirá el ingreso a público hasta 19.30 (en el caso del tren subterráneo) y las 20:00 para los ferrocarriles.

Hutt reconoció que el horario punta de la mañana es el “más complejo” diagnosticó que la situación que se registró en horas de la mañana se debió a que “a pesar de que hemos registrado un tercio menos de pasajeros en el sistema, es probable que el ajuste de horarios realizados para cumplir con los requisitos y límites del toque de queda e insuficiente información a los pasajeros impidió que las personas planificaran sus viajes con tiempo”, dijo.

Flexibilizar horarios de entrada

Debido a la situación actual del país, las autoridades hicieron un llamado, además, a los empleadores a flexibilizar los horarios de entrada de los trabajadores.

/psg