Bomberos presentó un informe en el que descarta que el incendio que afectó el pasado 27 de diciembre al Centro Arte Alameda fuera provocado por una bomba lacrimógena.

Un peritaje reconstruyó lo ocurrido durante esa jornada, por lo que luego en un documento consignaron que “no fue posible encontrar pruebas que permitan asegurar que el causante del incendio que afectó al inmueble sea una bomba lacrimógena”, pero aún así se encontraron restos de estos elementos, “pero no en la zona focal”.

Según consignó El Mercurio, el responsable del inicio del fuego fue “un objeto portador de temperatura suficiente como para encender materiales acumulados en las canaletas de evacuación de agua que cae en la techumbre generando las primeras llamas”.

Así, Bomberos estableció que no hay “señales de recalentamiento interno producto de alguna falla en el sistema eléctrico” y “tampoco se encuentra la presencia de algún objeto, ya sea propio o ajeno al lugar, que permita determinar la fuente calórica que inicia el incendio” en el Centro Arte.

El informe agrega que “se determina que los primeros objetos que comienzan a arder son basuras acumuladas en las canaletas de evacuación de aguas” y que “la presencia de palomas en el lugar durante el atardecer y las marcas de fecas de palomas en las canaletas habrían servido como material combustible para el inicio del incendio”.

/psg