A principios de la semana pasada y tras días de acusaciones cruzadas entre Estados Unidos y China respecto al origen del coronavirus, el país asiático, a modo de represalia decidió expulsar de su territorio a periodistas de los medios estadounidenses más importantes. Lo que este martes fue respondido por los editores de los tres medios involucrados en una carta abierta titulada: “Dejen a los periodistas hacer su trabajo”.

Cabe recordar que el Gobierno chino el pasado 17 de marzo determinó expulsar de su territorio continental, de Hong Kong y de Macao a 13 periodistas pertenecientes a los diarios The New York Times, Washington Post y The Wall Street Journal. Esto, porque EE.UU. determinó limitar el número de ciudadanos chinos que pueden trabajar en los medios estatales estadounidenses.

“Esta medida, hecha en represalia por las recientes expulsiones del gobierno de los Estados Unidos, es una a la que protestaríamos bajo cualquier circunstancia. Pero es especialmente dañino e imprudente a medida de que el mundo continúa luchando por controlar el coronavirus, una lucha que requerirá el flujo libre de noticias e informaciones confiables”, expresa la misiva firmada por los editores William Lewis, de The Wall Street Journal, Fred Ryan, de The Washington Post y AG Sulzberger, de The New York Times.

Desde Wuhan y en primera fuente

En la carta abierta que fue publicada en los tres medios involucrados y en la que se dirigen al Gobierno chino, se hace constantemente referencia a la importancia de que sus periodistas continúen haciendo su trabajo en el momento en que la crisis del brote epidémico ha llegado a casi todo el globo.

“Los primeros informes sobre el brote de coronavirus en Wuhan y su rápida propagación fueron llevados al mundo exterior por los periodistas que trabajan para nosotros en China, así como por sus colegas de otras organizaciones de noticias líderes. Hemos enviado a nuestros reporteros a vivir durante períodos prolongados en el centro del brote para documentar el costo de la enfermedad y la lucha para tratar a las personas afectadas”, detalla.

Asimismo, enfatizan en que al mismo tiempo que se necesitan “informes y sondeos precisos” desde el “terreno donde se originó la pandemia”, “hemos destacado las noticias y el análisis sobre el notable progreso de China en la reducción de la propagación del virus a través de la contención y la mitigación”. Incluso, actualmente, mientras algunos de sus periodistas están enfrentando “una expulsión inminente”.

La medida como consecuencia de una “disputa diplomática”

Por otro lado, la carta señala que en medio de los enfrentamientos entre ambas potencias mundiales a raíz del covid-19, “los medios de comunicación serían el daño colateral en una disputa diplomática entre los gobiernos chino y estadounidense, que amenazan con privar al mundo de información crítica en un momento peligroso”.

Respecto de este punto, la misiva enfatiza en que especialmente en estos momentos de “tensiones entre las superpotencias”, “el periodismo refuerza las sociedades fuertes y seguras al proporcionar a los líderes y ciudadanos hechos importantes para informar sus vidas y decisiones, incluso, quizás especialmente, cuando es un desafío para los gobiernos”.

“Creemos que es inequívoco para los intereses de las personas de ambos países, así como de sus líderes, dejar que los periodistas hagan su trabajo”, añade.

Para finalizar, los editores instan al “Gobierno chino a revertir su decisión de obligar a los estadounidenses que trabajan para nuestras organizaciones de noticias a abandonar el país” y también “aliviar la creciente represión contra las organizaciones de noticias independientes”.

/psg