Tras dos meses de estricta cuarentena, la ciudad de Wuhan en la provincia de Hubei, recibió la noticia del levantamiento de la cuarentena. Se trata de la última gran señal que da China sobre su control del coronavirus, lo que le ha permitido recuperar el 85% de su actividad, de acuerdo a la evidencia recopilada por Bloomberg.

La cifra anterior es sin contar precisamente al lugar donde se originó el Covid-19, cuyo confinamiento termina el 8 de abril, pero que este martes ya vio como reabrían 5 tiendas de Starbucks, según informó la misma empresa, y la reanudación de las faenas en la automotriz de Dongfeng Honda, como quedaba registrado en una fotografía de la agencia EFE.

De esta manera la zona donde murieron más de 3.000 personas, pero que ha logrado aplanar la curva de contagios, se suma a los intentos por recuperar el motor económico chino, proceso que comenzó las últimas semanas.

A lo ancho del país ya está operativo el 70% del sector exportador e importador, de acuerdo a lo informado por el Ministerio de Comercio el jueves pasado, que también informo del retorno del 60% del sector de servicios. En tanto, según la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, más del 90% de las empresas industriales reanudaron su funcionamiento a partir del 17 de marzo.

Mejoran perspectivas

“Los indicadores económicos probablemente mostrarán una mejora significativa en el segundo trimestre y la economía china volverá al nivel de producción potencial con bastante rapidez”, señaló el domingo el vicegobernador del Banco Popular de China (PBOC), Chen Yulu, agregando que “según los datos de pagos, depósitos y préstamos desde marzo, la economía real de China está mejorando un poco”.

En medio de este proceso de reactivación, el primer ministro, Li Keqiang, ha señalado que el gobierno “optimizará” las políticas para ayudar al repunte y garantizar un empleo estable, en la segunda economía mundial, que ahora se le considera en su totalidad de “bajo riesgo”, en relación a la pandemia.

/gap