Por unanimidad, la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados respaldó un proyecto para congelar el pago de las cuentas de servicios básicos e impedir el corte del suministro mientras dure el estado de excepción.

El miércoles durante la mañana, la instancia comenzó a analizar una moción presentada por la diputada Joanna Pérez (DC), pero al cabo de un rato encontraron que existían cinco proyectos de similar contenido provenientes de parlamentarios de todos los sectores políticos. Por ello decidieron refundirlos todos y consensuar un nuevo cuerpo legal, que fue apoyado por todos los integrantes de la instancia durante la tarde.

De esta forma, el proyecto señala que durante el período en que esté en vigencia el estado de catástrofe, “las empresas proveedoras de servicios básicos domiciliarios no podrán cortar ni suspender la prestación ni continuidad de los mismos en base a la existencia de mora en el pago de los usuarios”.

Se comprendió entre los servicios básicos domiciliarios las prestaciones de agua potable, alcantarillado, energía eléctrica, gas por cañería y sistema de telecomunicaciones y telefonía.

Pasado el período de catástrofe, se procederá a cobrar la deuda sin mora ni intereses. Pero se podrá pagar hasta en 12 cuotas.

También se previó una sanción entre 1.000 y 2.000 UTM para las empresas que no cumplan la legislación, es decir multas equivalentes entre $50 millones y $100 millones al valor de la Unidad Tributaria Mensual (UTM) de hoy.

“Todos consensuamos una indicación para refundir los 6 proyectos señalando que mientras dure el estado de catástrofe no se puede cortar el suministro de servicios básicos por no pago. Pero se entiende que quienes quieran pagar, lo pueden hacer”, explicó el diputado Jaime Naranjo (PS), quien presidió la Comisión.

En la sesión se escuchó al ministro de Energía, Juan Carlos Jobet. No concurrió ninguna empresa proveedora afectada.

“Como era una cuestión urgente de legislar nos pareció pertinente escuchar a las autoridades, y vino el ministro de Energía y el superintendente de Servicios Sanitarios, quienes estaban preocupados porque pensaban que los proyectos apuntaban a eliminar la deuda. Pero no era así. Ninguna empresa se contactó con la comisión”, acotó Naranjo.

/gap