No hubo negociación. Los senadores intentaron aumentar el monto del bono de $50 mil que contempla el proyecto de ayuda a familias y empresas por la urgencia sanitaria, pero el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, se mantuvo firme en su negativa.

Finalmente el Senado votó y aprobó la iniciativa incluyendo el bono y la autorización para que el Fisco se endeudara en hasta US$4 mil millones, que la Cámara había rechazado.

En el tercer trámite, los diputados insistieron con su propuesta, desestimando todos los cambios realizados por el Senado y enviaron el proyecto a Comisión Mixta que debiera sesionar este jueves.

El ministro tomó la palabra en varias ocasiones en ambos hemiciclos, instando a la aprobación pronta del articulado para poder pagar el bono en abril. Asimismo, insistió en que posiblemente éste no sería el único apoyo monetario que recibirán las familias más vulnerables en estos meses de emergencia sanitaria.

En esa misma línea, el gobierno ingresó este miércoles al Senado el proyecto que protege el empleo y que permite el uso del Seguro Cesantía para atenuar las pérdidas de ingresos que podría ocasionar la crisis actual. Y en una errática acción lo calificó con urgencia suma, después “discusión inmediata”, que al final de la tarde retiró.

Si bien, pese a las sugerencias de los senadores de oposición, el gobierno mantuvo el orden de prelación en el sentido que primero se recurrirá a las cuentas individuales y después al Fondo Solidario. También propone un uso proporcional del 10% del Fondo Solidario en todos los pagos equivalente al pago de la cotización previsional.

Se permite la reducción de hasta un 50% de la jornada por un mínimo de 1 mes a un máximo de 5 meses continuos para trabajadores con contrato indefinido, y de 3 meses para aquellos con plazo fijo. Tanto las empresas como trabajadores deben cumplir requisitos para optar a este sistema.

/gap