El avance del coronavirus ya empieza a mostrar los efectos económicos. En Nueva York, el estado más afectado de Estados Unidos por el brote, cuatro de cada diez latinos perdieron su trabajo, de acuerdo a una encuesta de la Escuela de Graduados de Salud Pública y Política de Salud de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

De los mil encuestados, el 41% de los latinos reveló que él o alguien en su hogar perdió el empleo en las últimas dos semanas. Asimismo, el 24% de los encuestados blancos y asiáticos estadounidenses no latinos, y el 15% de los afroamericanos informaron la pérdida de empleos en el hogar.

“Es probable que esto se dé porque en la comunidad hispana muchos están en trabajos de servicio como restaurantes u hoteles”, apuntó en un comunicado Scott Ratzan, académico senior de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY, por sus siglas en inglés), quien fue el responsable de dirigir la encuesta.

Nueva York es el estado más afectado por el coronavirus (REUTERS/Eduardo Muñoz)

Nueva York es el estado más afectado por el coronavirus (REUTERS/Eduardo Muñoz)

Cabe destacar que el sector turístico fue el más afectado hasta el momento por la pandemia que tiene en vilo al mundo.

“Si bien el virus puede afectar a cualquiera de manera indiscriminada, ciertas poblaciones se ven más perjudicadas (…) Estas cifras indican que tenemos desafíos en nuestra respuesta y que debemos basarnos en la evidencia de cómo respondemos desde una perspectiva de salud pública y comunicación”, agregó Ratzan.

Nueva York es el estado más afectado por el coronavirus, con casi 26.000 casos confirmados y 210 muertes. En todo el país, en tanto, el número de contagios asciende a más de 53.600 y más de 700 fallecidos.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, comparó el avance del brote con la llegada de un “tren bala” que está obligando a recalcular las proyecciones y a “utilizar todas las opciones agresivamente” en cuanto a hospitales, personal sanitario, materiales y tratamientos ante la cercanía y gravedad del “pico máximo”.

“Uno de los analistas me dijo: estábamos viendo venir un tren de mercancías directo hacia el país y ahora vemos que es un tren bala, porque así de rápido se están incrementando las cifras”, afirmó en rueda de prensa el gobernador, que advirtió que el “pico máximo será más alto de lo previsto” y también llegará más pronto, en los próximos 14 a 21 días, por lo que pidió urgentemente refuerzos al Gobierno federal.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo (REUTERS/Mike Segar)

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo (REUTERS/Mike Segar)

Según los datos actualizados de Cuomo, la cifra de casos “se duplica cada tres días”.