Gastronomía, playas, cultura y su gente, fueron algunos de los elementos de Perú que motivaron a un grupo de seis jóvenes chilenos proveniente de Talca para viajar al país vecino. Emprendieron el vuelo con destino a Lima el 4 de marzo, pero jamás imaginaron que vivirían las vacaciones más largas de sus vidas, mismas que los tienen hace más de una semana varados en el extranjero.

Así lo relató a EL DÍNAMO la joven estudiante de ingeniería civil industrial de la Universidad de Talca, Estephani Encina (22), quien por circunstancias de la vida, debió asumir el rol de vocera de este drama que vive junto a sus compañeros de universidad.

Encina ha sido la encargada de conversar con la Cancillería chilena, autoridades peruanas y con la aerolínea Jetsmart que los trasladó hasta Lima. Conversación poco fructíferas, pues, pese a las promesas de vuelos con destino a Chile ve como cada día estos son cancelados y sus ilusiones se derrumban.

Según contó, “estar acá una semana ha sido súper complejo porque emocionalmente no estamos bien. Principalmente porque nos dicen primero que tendremos vuelo, después se cancela, entonces ha sido una montaña rusa de emociones para nosotros porque nos alegramos y luego vemos todo mal”.

“Hay crisis de pánico de algunas chicas de mi grupo, también estamos preocupadas por nuestra carrera porque estamos casi todos terminando y acá sólo tenemos el computador de un compañero, entonces no podemos desarrollar bien los controles y pruebas que la universidad ya está aplicando vía online”, complementó luego la joven.

Un verdadero drama que también comparten otros compatriotas, porque según información del  Ministerio de Relaciones Exteriores, además de los jóvenes chilenos en Perú hay gente varada en Mexico, Punta Cana, República Dominicana, Colombia, Tailandia, Indonesia, Cabo Verde e Islas Cook.

Además, ya han regresado a Chile 144 connacionales provenientes de Ecuador, otros 14 desde Australia y un número no informado desde Cuba y República Dominicana.

LATAM informó el martes que entre el 19 marzo y ayer al mediodía de ayer, operó 59 vuelos especiales en los cuales repatriaron 10 mil personas de distintas partes del mundo.

Las dificultades de los chilenos varados en el extranjero

Durante la prolongada estancia en Perú los jóvenes se las han arreglado para comer, ducharse y dormir en el poco espacio que les proporciona un departamento arrendado entre todos en el centro de Lima. La tarea de conciliar el sueño, según cuentan, ha sido la más complicada porque deben turnarse para utilizar las pocas camas del establecimiento.

Según Estephani Encina, “no estamos para más comodidades porque no sabemos cuánto tiempo más pasará. Estamos economizamos en comida y en todo lo que podemos”.

En tanto, otra estudiante del grupo, Mariela Parraguez (23) respalda la versión de su amiga y asegura que “la plata es poca y cada día menos”.

“Mis papás no tienen una buena condición económica y no tienen plata para mandarme por lo que continuar acá por más tiempo es imposible. La plata se me acabó hace rato, entonces no sé como seguiremos pagando el alojamiento”, se sinceró Parraguez.

Sin embargo, a las preocupaciones domésticas se les suma la pandemia mundial declarada por el coronavirus. Un problema que también han debido sortear todos los días.

Según explicó Estephani, “nos da miedo contraer el virus porque puede estar en cualquier superficie, pero además, porque significaría quedar internada acá en Perú. En el caso de que se concretara un vuelo por estos días con destino a Chile no lo podríamos tomar y eso nos aterra”, puntualizó luego la estudiante”.

Debido a las situaciones descritas por los jóvenes, piden la ayuda del Gobierno y que “no se le de toda la responsabilidad a la aerolínea, porque no han podido concretar los vuelos por un tema de las autoridades locales”.

/gap