El séptimo informe epidemiológico del Ministerio de Salud trajo varias novedades. Al número de contagios y las tasas de incidencia acumuladas de Covid-19 en el país, se agregan ahora los nuevos casos reportados en las distintas comunas, semanalmente, lo que permite constatar en detalle la propagación y el comportamiento de la enfermedad.

Así, los datos establecen que en 15 regiones del país disminuyeron los contagios de coronavirus en la última semana epidemiológica. Y en el mismo período, la Región Metropolitana, que por cinco semanas tuvo un incremento sostenido, mostró un cambio relevante: los nuevos casos de coronavirus disminuyeron casi a la mitad, pasando de 1.028 a 599.

¿Hay una desaceleración de los contagios? Entre académicos y expertos hay dudas.

El secretario nacional del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, plantea que no se pueden sacar conclusiones de esa cifra, ya que “el número de casos totales no ha resultado muy fiel a lo que está sucediendo, porque se ve muy influenciado por la cantidad de test que se han realizado, su positividad y la demora en su entrega”. Bernucci agrega que la pandemia en Chile “está recién partiendo, entonces decir que la curva se está aplanando ahora es muy arriesgado. Y si en realidad hay una baja, puede que tenga que ver con las medidas que se han tomado hasta ahora”.

Para el médico salubrista, Matías Goyenechea, es “difícil” evaluar esa disminución en el número de casos nuevos, ya que es un dato recién incorporado en los informes y porque “no queda claro cómo construyen esa cifra”. Pese a eso, Goyenechea asegura que los datos del último informe dan cuenta de que “los cierres de las comunas sirvieron para disminuir la velocidad de la transmisión del virus y que en el resto de las comunas que quedaron abiertas la velocidad fue más rápida y llegó a otras partes de las ciudades”. Por eso, alerta el médico, el virus se trasladó “de los barrios altos a las comunas periféricas de Santiago”, lo que generaría problemas para el cumplimiento efectivo de las cuarentenas, ya que “hay condiciones socioeconómicas y de hacinamiento que son distintas”.

A su vez, la especialista en Salud Pública e integrante del consejo asesor del Minsal, Catterina Ferrecio, plantea que la caída en la cifra no es del todo confiable. “No hay que leerla hasta que se revisen los casos reportados atrasados, porque posiblemente tiene un fuerte subreporte. Yo sugiero analizar solo hasta la semana epidemiológica 14 (la anterior informada) o hasta que nos aseguremos de que esta semana complete los datos o limpie las cifras”.

En la misma línea, el infectólogo de la Universidad de Chile Miguel O’Ryan dice que “sería un error pensar que estamos aplanando la curva. Ojalá sea así, pero es muy importante contrastar estas cifras con el número de casos que se están testeando por día, y ahí hay diferencias notorias de un día a otro. Así que mientras no tengamos certeza de la proporcionalidad de casos nuevos y casos testeados, hay que ser cautelosos”.

/gap