Siete semanas alcanzó a estar Francia bajo pleno confinamiento ante la dura situación sanitaria por el Covid-19 en ese país, que ya registra más de 176 mil contagios y 26.380 fallecidos, el sexto país con más casos en el mundo. Pero los franceses ya ven la luz al final del túnel, ya que desde hoy comienza el período gradual de desconfinamiento, aunque se implementará una división por zonas.

“En vista de los resultados de salud registrados en los últimos días, se puede iniciar el levantamiento gradual de la contención” este 11 de mayo, anunció el primer ministro, Edouard Philippe, el jueves. El jefe de gobierno detalló que se trata de un “proceso muy gradual” que duraría “al menos” varias semanas con ciertas restricciones. De acuerdo a lo anunciado, el territorio se dividirá en dos según la circulación del virus: las zonas rojas y las zonas verdes.

Todos los departamentos de la región de Occitania permanecen verdes, mientras que cuatro regiones en rojo: Hauts-de-France, Grand-Est, Ile-de-France y Bourgogne-Franche-Comté. En estos departamentos, en donde está incluida la capital, París, las universidades, escuelas secundarias, parques y jardines permanecerán cerrados.

La región parisina

El 40% de la población, es decir 27,2 millones de personas, estará en zona roja. Solo en Ile-de-France habitan 12 millones, donde las restricciones serán aún mayores. En un último recuento del 7 de mayo, unas 9.564 personas permanecieron hospitalizadas en esa región debido al Covid-19, lo que representa el 41% de las hospitalizaciones por el virus en el país.

En esta nueva etapa será posible salir libremente a la calle sin la necesidad de un certificado dentro de un límite de 100 km alrededor del domicilio de residencia. Para moverse más allá de ese límite será necesario un nuevo certificado.

Son 400.000 las empresas que reabrirán desde hoy, lo que representa 875.000 empleos. “Es la vida social y económica la que podrá reiniciarse”, dijo el ministro de Economía, Bruno Le Maire. Los centros comerciales de más de 40.000 m2 también podrán abrir, excepto en Ile-de-France debido a los persistentes riesgos para la salud.

/gap