“Inconsulta”. Así definieron ayer los obispos la circular de la Superintendencia de Educación sobre niños transexuales, que contiene orientaciones relacionadas con su inclusión en los colegios.

El obispo de San Bernardo, monseñor Juan Ignacio González, afirmó que el documento “impone por la vía administrativa a todos los colegios de Chile una serie de prácticas que ni siquiera están aprobadas por la ley”, tras la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal en Punta de Tralca.

Mientras que el presidente del Área de Educación del Episcopado, monseñor Héctor Vargas, señaló que la circular “fue totalmente inconsulta. Nunca se conversó con los colegios. No hubo posibilidades de reflexionar sobre el tema”.

El religioso consideró “inaceptable esta metodología que instala temas al interior de la comunidad educativa de manera taxativa y con un lenguaje sancionatorio”.

La circular define como principios orientadores para la comunidad educativa respecto a las niñas, niños y estudiantes transexuales, los conceptos de dignidad del ser humano, interés superior del niño, niña y adolescente, la no discriminación arbitraria y la buena convivencia escolar.

Además, establece que los sostenedores de establecimientos educacionales están obligados a respetar todos los derechos que resguardan a estudiantes, junto con tomar las medidas administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger y garantizar toda forma de acoso discriminatorio.

El incumplimiento de estas disposiciones constituye una infracción será sancionada en el procedimiento administrativo conforme a la gravedad de la misma.

/gap