Nicolás Castillo fue dado de alta y desde la tarde de este miércoles ya se encuentra en casa junto a su familia y comenzó a dejar atrás un mal momento, que comenzó tras ser operado de una lesión en el femoral derecho y una posterior trombosis.

El delantero del América estaba internado desde el 14 de febrero luego de las complicaciones que sufrió en su pierna. Varias fueron las imágenes donde se pudo ver al formado en Universidad Católica iniciando su recuperación.

Esta semana, Nico, apareció caminando y viéndose notoriamente más delgado. Ahora, el chileno empezará una terapia de recuperación para tratar de volver a las canchas, no antes de un año, tal como indicó su entrenador, Miguel “Piojo” Herrera.