La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya tiene a un posible culpable por el violento brote de contagios por Coronavirus en Italia, específicamente en la ciudades de Bérgamo y Milán, esto por el partido de ida de los octavos de final de Champions League entre Atalanta y Valencia.

En aquel duelo realizado el 19 de febrero de 2020, Atalanta recibió al Valencia en el estadio de San Siro en la ciudad de Milán, lugar hasta donde se desplazaron cerca de 40 mil aficionados del equipo italiano, quienes por ese entonces no sabían que el COVID-19 comenzaba a hacer de las suyas en Europa.

Ante esto, la OMS reveló su hipótesis, en que dicho encuentro se habría desatado la pandemia en ambas ciudades, ya que los mismo seguidores del Atalanta trasladaron el virus a Bérgamo, no antes de esparcilo por Milán.

Walter Ricciardi, representante de la OMS en Italia, cree en esta situación. “Un tercio de la población de Bérgamo se concentró en San Siro y montó una fiesta por el partido de fútbol, no me parece casualidad que esa región sea hoy una de las más afectadas del mundo”, expuso en entrevista con el canal Rai News.

Mientras que el alcalde de Bérgamo, Giorgio Gori, ya había adelantado esta hipótesis días antes: “Si el virus ya circulaba, los cuarenta mil aficionados que fueron al estadio de San Siro se contagiaron. Nadie conocía que el virus ya circulaba entre nosotros. Muchos vieron el partido en grupos y hubo muchos contactos esa noche. El virus pasó de unos a otros”.

De igual forma la parcialidad del Valencia que también llegó a Milán, pero en menor cantidad, también habría salido contagiada del lugar, transportando el Coronavirus a España.

Cabe recordar que hasta el momento Italia es el país más afectado por el COVID-19 en todo el mundo, con 74.386 contagiados confirmados y 7.503 fallecidos.

/Eduardo Méndez Garín