Pasadas las 18 horas del pasado miércoles -casi una después de que el ministro de Salud anunciara que el gobierno decretaba una cuarentena obligada en siete comunas de la capital-, la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, hizo una segunda vocería oficial para entregar los primeros lineamientos de qué se le iba permitir y no hacer a los habitantes afectados. Allí dijo que dentro de la cuarentena -una medida inédita tomada en el país- habría permisos temporales de tres horas para el ir al supermercado y la farmacia. Mientras, los alcaldes de dichas comunas desfilaban por los canales de televisión y radios contando que les habían avisado pocos minutos antes y haciendo más anuncios, pero también con dudas. Casi de forma inmediata, el comercio comenzó a recibir filas de personas. Dos horas después, un par de minutos antes de las 21 horas, el gobierno difundió el “Instructivo para permisos de desplazamiento” del Ministerio del Interior, que aclaraba algunas de las interrogantes, pero que contradecía algunos puntos del anuncio de la subsecretaria, como el incremento de las horas de salida en caso de, por ejemplo, desplazarse al supermercado.

¿Qué había pasado? Según explicaron en el gobierno el documento sufrió algunas “pequeñas modificaciones” porque comenzaron a recibir “feedback” de la ciudadanía.

“¿Hace alguna autocrítica de cómo se dio la información ayer respecto de estas cuarentenas? Usted ayer no recibió preguntas”, le preguntaron hoy en la mañana al ministro de Salud, Jaime Mañalich, en la vocería diaria que sigue al comité de la crisis que encabeza el Presidente Sebastián Piñera. “Los anuncios de las acciones concretas de esta cuarentena corresponden a la coordinación que se hace desde el Ministerio del Interior, de la Segegob, y a ellos les corresponde anunciar la especificidad de estas medidas, cómo implementarlas y cuáles son las sanciones”, respondió.

Desajustes y señales como éstos son algunas de las muestras de lo complejo que ha sido echar a andar un operativo sanitario, político, social, económico y hasta militar que nunca se había hecho antes, y cuya expresión comunicacional ha levantado críticas a La Moneda por haberse realizado por partes, despertando ansiedad e inquietud por parte de la población. Pero que para el Ejecutivo -según indican al menos cuatro autoridades- son efectos inevitables de la envergadura del mismo. Y que, recalcan, seguirán sopesando y ajustando según las circunstancias. Una suerte de ensayo y error, sincera una versión.

Por ejemplo, hoy en la mañana se optó por una vocería de otro tono, donde la ministra vocera Karla Rubilar le fue haciendo preguntas de orden práctico a Martorell, en un esfuerzo por despejar dudas e inyectar calma. “No basta con anunciar y enviar instructivos. Es necesario tener retroalimentación de lo que es la vida cotidiana y hoy, y cuando sea necesario, vamos a ir contestando las preguntas que salgan en el día a día”, señaló la vocera ante una pregunta puntual sobre el punto.

En La Moneda la mayoría defiende la puesta en escena. Aseguran que es primera vez que el país enfrenta una situación así y que era esperable la reacción e incertidumbre. Cuentan que se analizó cómo lo han comunicado países como Estados Unidos. Y que fue conversado en la reunión previa al anuncio de Mañalich que él daría solo una declaración y que, posteriormente, sería Martorell -quien lideró la redacción del documento- quien entregaría las “bajadas” en la materia.

De todas formas, en Palacio hay quienes reconocen que comunicacionalmente “se vio desordenado” y que, para un anuncio de esa magnitud, lo mejor era hacerlo todo junto porque, admiten las mismas fuentes, se generaron “más dudas que certezas”. Y que lo mejor hubiese sido tener el instructivo final listo y leerlo punto por punto al momento de la declaración y difundirlo por distintas redes inmediatamente.

Además, de acuerdo a las mismas fuentes, fue Mañalich quien empujó la idea de hacer el anuncio ayer debido a que, dado las condiciones sanitarias, era importante avanzar en esa línea.

“A medida que tenga más información”

En los hechos, desde el anuncio de Mañalich, el gobierno ha explicado sucesivamente los alcances e implicancias en respuesta a constantes preguntas sobre el impacto práctico en la vida cotidiana hasta en los más mínimos detalles. Tras las puntos de prensa formales de ayer en Palacio, se han sucedido diversas voces por otras vías.

Ayer en la tarde, por ejemplo, el intendente metropolitano, Felipe Guevara, envió mensajes de audio en que comenzaba diciendo que son “para aclarar los anuncios que acabamos de hacer”, detallando cómo operarían los cordones sanitarios que cierran el acceso a las comunas. “Yo les voy a ir bajando en la medida que tenga más información”, terminaba el audio, viralizado por redes sociales. Al momento de publicar esta nota, la Intendencia Metropolitana no había precisado a La Tercera PM en qué circunstancias había enviado eso y de qué datos a firme disponía la autoridad regional en ese momento.

Guevara, en todo caso, ha asistido a varias de las reuniones en La Moneda donde se ha ido debatiendo cómo proceder ante esta crisis y ante la cuarentena decretada ayer.

El Presidente Piñera también intervino ante un aspecto práctico bastante puntual: las dudas por cómo obtener y activar la “clave única” para obtener el salvoconducto que permita salir del hogar para necesidades específicas. A las 6:02 de la mañana de hoy recurrió a Twitter para aclarar que la pueden recuperar online quienes hayan sacado su carné de identidad en los últimos cuatro años y que “en los próximos días” se activará una aplicación para hacerlo sin tener que salir a la calle. La última vez que el mandatario se dirigió al país formalmente fue hace cuatro días, el 22 de marzo, en cadena nacional.

/gap