La pandemia del coronavirus actualmente tiene que como uno de sus principales epicentros a Europa (especialmente Italia y España, tercer y cuarto país con más casos registrados). En Grecia, de donde es oriundo Stefanos Tsitsipas, por el momento la situación es mucho más amena, al tener solamente 892 personas infectadas (27 fallecieron).

Al parecer, el tenista de 21 años está padeciendo esta cuarentena. El número 6 del mundo del tenis lo dejó en claro durante un video de 31 minutos de duración que subió a su cuenta de Youtube, en el que le costó llevar un hilo conductor y terminó reconociendo que estar solo en su aislamiento lo llevó a hablar con distintos objetos, como una botella de cerveza.

“Realmente necesito ducharme porque estoy sucio y también con sed, pero no de esto (señaló una botella de cerveza). Esto es lo que te pasa cuando estás en cuarentena durante tanto tiempo: pierdes la cabeza, te pierdes en tu mierda en un momento dado. Y empieza a hablar con objetos”, confesó el campeón del Masters de Londres del año pasado.

Con el correr de la charla, el video tomó más seriedad cuando el joven tenista reflexionó sobre estar lejos de su familia. Tsitsipas, que suele estar acompañado en los torneos por su núcleo más íntimo, reconoció que actualmente se encuentra peleados con sus padres y por esa razón está realizando el aislamiento en soledad.

Si te preguntabas por qué no estoy con mi familia. Tuvimos una discusión ligera hace unos días y me fui. Todavía los amo, tengo muchas ganas de volver a verlos, pero a veces es bastante estresante estar allí. Así que decidí irme y estar solo ”, expresó el griego.

En enero, durante la segunda fecha del Grupo F de la ATP Cup en un duelo ante Nick Kyrgios, el helénico protagonizó una fuerte discusión con sus padres.

El tenista, enfadado por su nivel ante el australiano, se desquitó destrozando todo lo que estaba a su paso con su raqueta. Primero golpeó un cartel publicitario, lo que llamó la atención de su papá. Luego, destrozó una silla; pero terminó lastimando de manera accidental a su progenitor. Enfadado, su padre se marchó de la zona y dejó solo a su hijo.

Esta situación no fue bien vista por Julia Apostoli, madre del deportista. La mujer salió eyectada de su asiento y se acercó a la banca para recriminarle su accionar.