La Teletón lucha contra el coronavirus, la cuarentena, la crisis económica del país y también contra el tiempo. A cuatro días del inicio de su edición 2020, que en realidad corresponde a su postergada versión de noviembre del año pasado, la cruzada solidaria lidia con una serie de complejidades e inconvenientes externos para tratar de sacar a flote la campaña, que sus organizadores han insistido es indispensable para asegurar el funcionamiento de la red de centros de atención durante este año.

Por lo mismo, los organizadores han evaluado diversos formatos para que el evento logre materializarse este fin de semana y hacer frente a la crisis sanitaria y económica que vive el país. Y aunque los detalles se siguen trabajando y analizando día a día, ya se proyectan varios cambios y alteraciones significativas en el ADN de la transmisión televisiva.

Entre éstas, su duración: según diversas fuentes consultadas, si bien todo se zanjará en estos tres días, el formato que hoy corre con ventaja es una suerte de “matinal nocturno” que se transmitiría este viernes y sábado, de duración mucho más acotada que las tradicionales “27 horas de amor”. Serían solo dos bloques, ambos de 22.00 a 02.00, con Don Francisco animando desde su casa y la participación de otros conductores en el estudio.

Lo mismo ocurrirá con la participación de artistas internacionales, otro histórico elemento motivacional de la cruzada: ante la imposibilidad de realizar eventos masivos en vivo -lo que los llevó a desechar primero el Estadio Nacional y luego el Movistar Arena como recintos para el bloque de cierre- serán los propios músicos quienes enviarán videos con saludos desde sus casas.

Lo que todavía no estaría definido es si finalmente para este programa especial se ocupará o no el teatro Teletón, ya que la idea de la producción es que para cada una de estas dos emisiones haya algunos animadores de TV (o “embajadores”) sobre el escenario del recinto, manteniendo entre ellos la distancia sugerida por la autoridad sanitaria y sin público en las butacas. El objetivo es que nunca haya mucha gente dentro del recinto, recurriendo a entrevistas y contactos pre-grabados o realizados a distancia.

Por ahora, el teatro de calle Mario Kreutzberger ya cuenta con una escenografía montada, a la espera de lo que resuelva la organización junto a las autoridades correspondientes. “Nosotros tenemos un teatro donde ya habíamos construido la escenografía”, señaló hoy el propio Don Francisco en entrevista con el diario La Prensa de EE.UU. “Si nos permiten que hayan dos o tres conductores, nosotros, con la distancias que se tienen que tener, con todas las garantías, ahí tendríamos una continuidad para estar en contacto con todo el país, conversar con la gente porque transmitiríamos desde las casas de la gente a través de sus teléfonos. Saber qué inquietudes tienen, qué quieren saber del coronavirus, explicar la problemática de la gente a las autoridades como un programa interactivo”, detalló.

Los dichos del animador dejan entrever otro elemento que estará presente en la campaña de este año: además de cumplir con las exigencias sanitarias que hoy rigen en el país, la idea de la transmisión es plegarse a los llamados de la autoridad de salud y aprovechar de informar a los telespectadores sobre las medidas de prevención del coronavirus.

Sin meta y con múltiples bancos
Considerando el actual momento que atraviesa el país y la crisis económica y laboral que viven miles de chilenos, los organizadores de la Teletón tampoco trabajarán con la idea de superar necesariamente la meta de la última edición, de 32 mil millones de pesos. Esta vez, la recaudación será más bien simbólica y acorde a la situación actual de la gente.

“Nuestros recursos se están acabando y mientras más recursos consigamos y si logramos conseguir la meta que tenemos, mejor, pero como no es una Teletón no tiene meta, esto es sin metas, esto es solamente a los que puedan donar”, señaló hoy Mario Kreutzberger a CHV Noticias, deslizando incluso un cambio en el espíritu y el objetivo de esta versión.

“Esto en vez de ser una Teletón va a ser un evento solidario para ayudar a nuestros pacientes como se pueda”, explicó el animador, quien se encuentra en cuarentena en su casa en Santiago junto a su esposa.

El formato de las donaciones también será 100% virtual y se podrá realizar esta vez a través de doce bancos distintos habilitados para la campaña, con un botón digital que comenzará a funcionar desde este miércoles.

/psg