En medio del sólido impulso que han registrado los metales y que llevaron al precio del cobre a alcanzar un récord histórico de US$4,86 la libra la semana pasada, la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) dio a conocer este miércoles su actualización de proyecciones.

Así la entidad ahora prevé que el valor del metal rojo promediará US$4,30 la libra este año, frente al US$3,30 pronosticado en enero.

En tanto para el 2022 la estimación aumentó a US$3,95 la libra desde US$3 la libra.

El vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros, explicó que esta alza se debe, principalmente, a expectativas de déficit de cobre refinado en el corto plazo (2021-2022) y reducidos inventarios en bolsas de metales que están dando un soporte fundamental a la cotización.

Añadió que también está influyendo el creciente impulso de factores especulativos, que podrían elevar el precio a nuevos máximos en el corto plazo.

“Para lo que resta de 2021 el escenario macroeconómico de las principales economías consumidoras de cobre se presenta positivo para la demanda del metal, la depreciación del dólar se consolida a la baja luego de conocerse el alza en el desempleo en Estados Unidos durante marzo y las políticas fiscales y monetarias expansivas”, agregó.

Oferta

Por otra parte, sostuvo que la oferta global de concentrados de cobre se mantiene reducida, lo que ha llevado a los cargos de tratamiento y refinación a niveles mínimos.

Al respecto indicó que, si bien, China continuaría dando impulso a la demanda, el crecimiento de las importaciones de cobre refinado tendería a moderarse durante 2021.

Agregó que la demanda mundial de cobre refinado para este año se situaría en 24,2 millones de toneladas, superando en 798 mil toneladas el 2020 y representando un alza de 3,4%. Excluyendo a China, los principales países consumidores transitarían hacia la recuperación del consumo perdido en 2020.

En tanto para 2022 se proyecta una demanda de 25,1 millones de toneladas de cobre, lo que significaría un consumo incremental de 927 mil toneladas respecto de 2021, equivalente a un aumento del 3,8%.

Riesgos

El vicepresidente ejecutivo señaló que si bien hay fundamentos sólidos que impulsan al alza el precio del cobre, hay factores de riesgo que le darían volatilidad.

“El aumento descontrolado de los contagios pandémicos observados las últimas semanas en la India es un claro ejemplo de ello. También el potencial riesgo de inflación en China podría acrecentarse en los próximos meses” señaló.

Por el lado de la oferta, Chile y Perú —los dos principales productores mundiales de cobre— intentan superar las consecuencias de la pandemia del Coronavirus, que los dejó con vulnerabilidades a nivel productivo del metal. También hay factores políticos y/o tributarios complejos, que en caso de materializarse, podrían afectar los futuros niveles de inversión en minería en ambos países. El componente de incertidumbre que ello implica todavía se estima poco significativo en el precio spot del metal rojo, sin embargo, podría acrecentarse rápidamente en el corto plazo.

La producción mundial de cobre mina se expandiría 2% este año, alcanzando una producción de 21 millones de toneladas, observándose una recuperación generalizada en los principales países productores. Para Chile, en tanto, se proyecta un crecimiento de 1,8%, con una producción en torno a 5,8 millones de toneladas.

Para 2021 Cochilco proyecta un mercado del cobre refinado deficitario en 145 mil TM, en tanto que para 2022 se produciría un superávit de 46 mil TM. Estos volúmenes representan como máximo 2 días de consumo mundial, lo que indica un escenario de precios con sesgo positivo.

/psg