El coronavirus continúa su expansión en el país. Este lunes, el Ministerio de Salud informó de 344 nuevos casos, lo que eleva a 4.815 las personas contagiadas con el virus a nivel nacional.

La progresión de la curva revela, además, que los casos se duplicaron en la última semana. Pero, ¿que significa esta velocidad en el contexto de la pandemia?

Para Gonzalo Valdivia, jefe de la División de Salud Pública de la U. Católica, “se está teniendo una propagación un poco más pausada, algo similar se podría decir al caso de Australia”. El experto, eso sí, previene que es prematuro sacar conclusiones, pues se trata de un escenario dinámico.

El salubrista de la U. de Chile, Mauricio Canals sostiene que “al inicio de la pandemia en Chile el tiempo de duplicación era de 2,56 días y actualmente ese periodo está en 13,4 días (…). Es decir, el ritmo de casos contagiados, reportados por el Minsal, se está desacelerando”.

El infectólogo de la UDD y asesor del Minsal, Pablo Vial, afirma que el avance de los nuevos casos “no es particularmente rápido como aumento, considerando que estamos viendo varias pandemias paralelas”. Y añade que “la curva de Chile es claramente menor respecto de otros países, pero haciendo la salvedad de que no son totalmente comparables. Chile se ha ido despegando del curso del brote que está en Italia y España, porque en parte hay mucho testeo y también una serie de medidas tomadas con bastante más anticipación”.

Claudia Cortés, infectóloga de la U. de Chile, detalla que “en un inicio Chile duplicaba sus casos cada cuatro días. Hacerlo cada siete me parece una buena noticia, pero ojalá que eso se pueda mantener. Eso significa aplanar la curva, es decir, que el aumento de casos vaya bajando y la duplicación ocurra en el máximo de días posibles”.

Para el ministro de Salud, Jaime Mañalich, las cifras muestran un aplanamiento de la curva “porque es una progresión aritmética y no geométrica”, sostuvo, aludiendo el crecimiento exponencial que han mostrado los contagiados en países donde la pandemia se ha transformado en una verdadera catástrofe.

A su vez, Cristóbal Cuadrado, académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, explica que los casos “en Chile se duplican cada siete días, mientras que el promedio en el mundo es de nueve días. El país se está comportando según lo esperado para la evolución de la pandemia”. Pero añade que cada cuatro días, además, se duplican los pacientes en cuidados intensivos, “lo que habla de que estamos en una fase temprana y esperamos que sigan creciendo”.

Casos sin nexo

Hasta antes de la fase 3 la autoridad sanitaria tenía el control del origen de los contagiados con el virus, ya sea por haber estado fuera del país o por contacto con personas infectadas.

Y hace dos semanas, el análisis epidemiológico del 23 de marzo registraba que el 28% de los casos eran importado y solo el 12% contagios sin nexos, es decir, “sin antecedente de viaje y sin contacto con un caso”.

Pero la situación ha cambiado: el último informe muestra que los casos sin nexo epidemiológico o “intrazables” se duplicaron y alcanzan el 25%. Es decir, en uno de cada cuatro pacientes confirmados no es posible establecer su forma de contagio. Además, se constata que los casos secundarios, es decir aquellos sin antecedente de viaje con contacto con caso confirmado, siguen siendo los más numerosos, alcanzando un 41%, mientras que los contagios importados quedaron en último lugar con 15%.

Para la directora del Centro de Epidemiología y Políticas de Salud de la U. del Desarrollo, Ximena Aguilera, “en una pandemia como esta y a medida que aumentan los casos, es normal que sea cada vez más difícil seguir la trazabilidad. Pero también habla de la capacidad que tiene la autoridad”. Por eso, destaca esta es “una señal para hacer un esfuerzo adicional en los recursos de los equipos para que puedan mantener esas investigaciones epidemiológicas y no soltar la mano en cuanto a lograr rastrear el origen”.

Cuadrado, en la misma línea, señala que “la capacidad de las seremis en la mayor parte del país está sobrepasada como para hacer estudios epidemiológicos adecuados de cada uno de los casos y sus contactos”.

Nuevo balance

El último balance del gobierno indica que las regiones con más casos corresponden a la Metropolitana (2.244), La Araucanía (562) y Ñuble (474). En tanto, son 37 las personas fallecidas, con tres casos más que el domingo. Se trata de personas mayores de 60 años y residentes en Ñuble, La Araucanía y Los Lagos.

Además se informó que hay 327 pacientes con Covid-19 en unidades de cuidados intensivos, y de ellos, 270 requieren de ventilación mecánica. De ese grupo, 37 personas están en situación crítica.

¿Sin mascarilla? Multas llegan a $ 50 millones

El ministro Jaime Mañalich apareció, a diferencia de los otros días, usando una mascarilla en el reporte de casos del domingo pasado. Y, ayer, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, confirmó una nueva medida: será obligatorio su uso en el transporte público.

La titular de Transportes, Gloria Hutt, confirmó que habrá multas hasta de mil UTM ($ 50 millones) para quienes incumplan la medida. En tanto, la fiscalización estará a cargo de las seremis de Salud e, incluso, los conductores de los buses podrán bajar a pasajeros que no porten este implemento de protección.

La medida aplicará para transportes como el Metro, buses del Transantiago (RED), trenes, aviones y buses interurbanos, como también al transporte privado remunerado.

Desde el gremio han mostrado preocupación dada la escasez de este elemento. Marcos Carter, presidente de Fenabus, comenta que la medida es compleja de cumplir: “Hay una escasez enorme de estos elementos, y por eso pensamos que es difícil que la consiga la gente y los conductores”.

Por ello, sostiene que “debe haber una entrega en los terminales, por parte de las municipalidades, o de los ministerios ,tanto a los pasajeros como a los operadores”.

Ante la escasez de mascarillas, el Minsal ha liberado distintos tutoriales para fabricarlas en casa: con poleras, pañuelos o bandanas. Al respecto, el ministro Mañalich señaló que su uso es “prudente” en todo lugar con concentración de personas.

/gap