Reino Unido reportó un nuevo récord diario de muertes por coronavirus, con 569 fallecimientos (seis más que en la víspera), con lo que suma un total de 2.921 fallecimientos. En tanto, los contagios aumentaron en 4.244, un avance diario de 14%, para un balance de 4.244 casos confirmados.

Las autoridades reportaron un total de 163.194 pruebas realizadas desde el inicio de la crisis sanitaria. En la víspera, se superaron los 10 mil diagnósticos, aunque fueron realizados sobre unos 7.700 pacientes, ya que algunos requieren más de un análisis. La meta del gobierno es realizar 25.000 test diarios de COVID-19 para tratar de frenar la propagación de la enfermedad.

Por su parte, el premier Boris Johnson permanece aislado en su residencia oficial del 10 de Downing Street desde el pasado día 27, cuando anunció que ha dado positivo por la enfermedad.

Johnson ordenó el 23 de marzo a la población que se quedara en sus casas, después de que en las semanas previas se mostrase reacio a este tipo de medidas.

Para un 56 por ciento de los británicos, las medidas del Gobierno han llegado demasiado tarde, según un sondeo de Ipsos Mori recogido por la agencia DPA. El 79 por ciento de las mil personas entrevistadas asegura que ha evitado salir de casa a raíz de la orden de confinamiento, por encima del 50 por ciento que había elegido esta opción en la semana previa, cuando el aislamiento domiciliario era simplemente una recomendación.

En tanto, la Asociación de Médicos del Reino Unido (DAUK) ha alertado, por su parte, de que doctores y enfermeras de la sanidad pública han sido amenazados con medidas disciplinarias si hablan en público sobre la falta equipos de protección en la lucha contra el coronavirus.

/psg