Universidad de Chile fue uno de los equipos que se vio más afectado por la suspensión de la actividad: En siete fechas disputadas, consiguieron cuatro triunfos, dos empates y solo un partido perdido, con lo que sumaron 14 unidades. Uno de los grandes responsables en esa alza en el rendimiento del equipo fue Pablo Aránguiz.

El volante de 23 años, llegó de “emergencia” tras disputar el Preolímpico Sub 23 de Colombia y el equipo lo sintió. Al respecto, el ’22’ azul habló sobre lo que significa este parón, tanto para él como para todo el plantel universitario.

Espero que no me afecte (la suspensión del fútbol), no estoy pensando en que cuando me toque volver y no seré el mismo. Me voy entrenando para llegar bien, para ser el mismo, el Pablo que venía siendo y esperar que el equipo también, que venía por muy buen camino”, sostuvo en conferencia de prensa.

“Estamos anhelando volver pronto. Nosotros veníamos en un alza, consiguiendo triunfos importantes para no pelear en la parte de abajo. Veníamos siendo protagonistas junto con la Universidad Católica, estábamos a cinco puntitos de ellos, que no son muchos. Así que esperemos que vuelva pronto el fútbol, pero priorizando la salud y que el Covid quede atrás para volver de lleno”, completó.

Consultado por cómo ha llevado en lo personal y familiar la pandemia y a su activo rol dentro de su comunidad realizando distintas acciones benéficas, Aránguiz restó importancia a su aporte y puso el foco en la necesidad de erradircar el coronavirus antes de pensar en volver al fútbol.

“He estado bien activo en temas de ayudas sociales. Es muy difícil lo que estamos viviendo como país. El coronavirus se escapó de las manos… Yo veo una negativa en la vuelta del fútbol, lo estamos pasando muy mal como país. Prefiero priorizar a mi familia y su bienestar. A nivel personal, veo muy difícil que el fútbol vuelva“.

Consultado por el estado del plantel y cómo han llevado en conjunto estos casi 4 meses (7 si se suma la suspensión por el estallido social) sin actividad, especialmente los jugadores de mayor experiencia, Aránguiz comentó que ha sido difícil pero que constantemente se mantienen comunicados entre el plantel, lo que ha sido beneficioso para ellos.

“Ha sido difícil. Necesitamos entrenar y necesitamos estar en una cancha. Si bien (los mayores del equipo) no están en una edad de retiro, tienen más años y esperemos que podamos disfrutarlos unos años más y el fútbol también. Siempre nos estamos comunicando, el Mati (Rodríguez) nos cuenta lo que habla con la dirigencia, con el Sifup, y en ese sentido siempre nos estamos dando palabras de apoyo. Con el profe (Hernán Caputto), con la nutricionista, que nos pregunta cómo estamos comiendo, todo pensando en la vuelta al club”.

Para cerrar, el “Principito” no se mostró a gusto con la posibilidad de jugar sin público -aunque lo aceptó- y valoró la importancia de la hinchada dentro del espectáculo que debe brindar el fútbol como deporte.

“Una vez volviendo, vamos a sentirnos satisfechos, contentos. Pero como se ha visto en otros lados del mundo, que pusieron hinchas de cartón, dibujados, creo que cuando volvamos estaremos satisfechos. Pero me gustaría que volviera con la gente, con hinchada, bombos, el fútbol como lo conocemos”, expresó.

/