La economía de EE.UU. perdió 701.000 puestos de trabajo en marzo en medio de los daños causados por el coronavirus. La tasa de desempleo subió al 4,4 por ciento, informó el viernes el Departamento de Trabajo.

Esa fue la peor pérdida de empleo desde marzo de 2009, durante las profundidades de la crisis financiera mundial, y el mayor salto mensual en la tasa de desempleo en más de 45 años, según el informe. Sin embargo, el Departamento de Trabajo reconoció que “no puede cuantificar con precisión los efectos de la pandemia en el mercado laboral en marzo”.

Los sectores del ocio y la hospitalidad, los primeros en sentir el impacto de las restricciones a los viajes, perdieron 459.000 puestos de trabajo. Pero también se registraron notables pérdidas en los sectores de la salud, el comercio minorista y los servicios empresariales.

Las dos encuestas que conforman el informe de empleos del gobierno se realizan durante la semana que incluye el día 12 del mes, que en marzo fue antes de que se impusiera lo peor de las medidas de restricción que cerraron negocios en todo el país.

“Es importante tener en cuenta que los periodos de referencia de las encuestas son anteriores a muchos cierres de comercios y escuelas, relacionados con el coronavirus, que se produjeron en la segunda mitad del mes”, dice el documento.

De hecho, los propios datos semanales del Departamento de Trabajo sobre los trabajadores que solicitan beneficios de desempleo por primera vez mostraron que 10 millones de personas perdieron sus trabajos en las últimas dos semanas del mes. Incluso si subestima las verdaderas pérdidas de empleo, la caída de la nómina fue mucho mayor de lo que los economistas habían pronosticado, probablemente porque los funcionarios de gobierno, en un esfuerzo por captar el impacto del virus en el mercado laboral, cambiaron la forma de clasificar a los individuos.

El informe decía que contaban a los trabajadores como desempleados si estaban “ausentes del trabajo debido al cierre de negocios relacionados con el coronavirus”.

/psg