La Iglesia Católica dibujó cinco propuestas para establecer un diálogo en torno a la reforma del sistema de pensiones en Chile. Las proposiciones fueron entregadas por el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, durante la Misa de los Trabajadores realizada este domingo, en la jornada previa a la conmemoración del 1 de Mayo.

“Nuestra voz como Iglesia en esta materia no es dictar soluciones técnicas: eso le corresponde a los políticos y a los que guían al país en el ámbito de la vida social”, expresó el cardenal Ezzati.

El arzobispo capitalino enfatizó, no obstante, que el de las pensiones “es un tema ético, donde mujeres y hombres han dado su vida por la familia y el bien común”.

Las propuestas de la Iglesia Católica son:

  1. Más solidaridad en el sistema de pensiones: “Como respuesta al individualismo, la Iglesia de Santiago promueve el principio de la solidaridad. Esta nos debe mover como sociedad a hacernos verdaderamente responsables de todos, en especial de nuestros adultos mayores, reconociendo el aporte que hicieron al país, a través de toda una vida”.
  2. Reafirmar que la pensión es un derecho que debe responder a la dignidad de nuestros adultos mayores: “La Iglesia de Santiago reconoce y promueve el derecho a la pensión, así como a la seguridad social para la vejez en su pensamiento social. Las bajas pensiones que están recibiendo los adultos mayores están afectando sus condiciones de vida y, con ellos, su dignidad“.
  3. El valor de las pensiones debe primar por sobre las ganancias de las AFP: “Existe una creciente deslegitimación del actual sistema de pensiones, el cual, por un lado, no está entregando las pensiones esperadas y, por otro lado, se observa como un negocio muy rentable para las administradoras. Para la Iglesia de Santiago la propiedad privada debe siempre estar subordinada al principio del destino universal de los bienes, es decir, no debe convertirse en una fuente de inequidad ni menos de injusticia, de lo contrario afectará a la cohesión social”.
  4. El rol que debe cumplir el Estado en las pensiones como promotor del bien común: “Para la Iglesia de Santiago, corresponde al estado defender y promover el bien común de la sociedad civil, de los ciudadanos y de las instituciones  intermediarias. El bien común, plantea el Papa Francisco, requiere de la paz social que no se produce sin una atención a la justicia distributiva, en tanto se puede retribuir a cada uno según su aporte a la sociedad y a sus necesidades, de lo contrario se genera violencia”.
  5. Mayor participación de los ciudadanos con más información y formación: “Existe un gran desconocimiento de muchos chilenos y chilenas sobre el sistema de pensiones y su funcionamiento. Se vuelve imperioso que los ciudadanos tomen un rol activo en relación a sus pensiones. Para la Iglesia de Santiago, la participación activa en la vida pública es un supremo acto de libertad, es hacerse responsable de sí mismo, pero también de los otros; es no sólo reafirmar los propios derechos sino acentuar los deberes que tenemos frente al prójimo”.

El recuerdo de la Pastoral Obrera

La ceremonia se realizó en un recinto cargado de significado: la parroquia donde funcionó durante años la Pastoral Obrera, a cargo del padre Alfonso Baeza, su primer vicario, y que enfrentó difíciles circunstancias durante los años de la dictadura.

Participaron en la misa la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss, y dirigentes políticos como el diputado Osvaldo Andrade (PS).