América Latina y el Caribe enfrentan la pandemia desde una posición más débil que la del resto del mundo. Así lo señala la Cepal en su más reciente informe, revelado esta semana.

Antes de la pandemia, el organismo preveía que la región crecería un máximo del 1,3% en 2020.

Sin embargo, los efectos de la crisis han llevado a cambiar esa previsión y pronosticar una caída del PIB de al menos un 1,8%.

No obstante, el panorama puede ser aún peor, pues no se descarta que el desarrollo de la pandemia lleve a previsiones de contracciones de entre un 3% y un 4%, o incluso más.

El impacto económico final dependerá de las medidas que se tomen a nivel nacional, regional y mundial.

/gap