El Plan de Protección de la Actividad Económica anunciado este miércoles por el gobierno estará enfocado en empresas que venden hasta 1 millón de UF anuales (unos US$33 millones), lo que corresponde al 99,8% de las firmas, según señalan en el Ejecutivo.

Con esto, unas 2 mil empresas de mayor tamaño -según datos del Servicio de Impuestos Internos- quedan fuera de programa para acceder a los nuevos créditos respaldados por el plan de garantías por hasta US$3.000 millones, entre las que están emblemáticas como Latam (que tuvo ventas por US$10.070 millones en 2019), los grandes retailers y muchas otras.

De hecho, contabilizando solo las empresas que entregan sus resultados a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), cerca de las 270 primeras tienen ventas superiores al techo puesto por la autoridad. De esta forma, por ejemplo, algunas autopistas quedan fuera de las nuevas medidas, como Autopista Central o Vespucio Sur, pero otras con ventas menores sí entrarían, como Los Andes o Los Libertadores. Asimismo, en otro ejemplo, Enjoy no entra, pero sí firmas de casinos individuales, como el de Temuco y el de Punta Arenas, que son de Sun Dreams.

En este contexto, fuentes de La Moneda señalan que el gobierno está pensando en otro tipo de apoyo para las grandes empresas, que también generan un número importante de empleos. Así, las nuevas ayudas que se realicen vendrían en una nueva etapa de estos paquetes de ayuda, afirman las mismas fuentes.

Desde Hacienda, fuentes también señalan que se está monitoreando la situación de las empresas más grandes.

En el Ejecutivo hubo un debate sobre incluir o no a las grandes firmas en el paquete anunciado este miércoles, pero se habría llegado a la conclusión que, de incluirlas, en la discusión parlamentaria iban a terminar saliendo, indican fuentes. Además, en ese contexto, el gobierno hubiese sido visto como defensor de las grandes empresas, y el mensaje que se quería dar era el de apoyo a las pymes.

/gap