Una semana antes del pasado 3 de abril, Juan Sutil llamó directamente a Mario Kreutzberger. El mensaje fue claro -revelan varios conocedores de esa conversación-, la idea era transmitirle que el empresariado aportaría con la Teletón que se realizaría unos días después, pero para ello, quería interiorizarse de la relación existente entre sus pacientes y el Covid-19. Más que mal, el fondo millonario que se había reunido al alero de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), era justamente para colaborar con temas de salud relacionados con la crisis. El animador le explicó detalladamente el alto nivel de riesgo al que estaban expuestos los niños de la fundación, mensaje que fue reafirmado mediante un segundo llamado que Sutil haría ese día al director de la Fundación y presidente de Credicorp Capital Chile, Guillermo Tagle. Fueron esos diálogos los que generaron la convicción de que los gremios empresariales debían ‘ponerse’ con la causa.

Días después, la cara del mismo Mario Kreutzberger mostraría su sorpresa al escuchar a Juan Sutil en pleno programa anunciar un aporte inédito de $5.000 millones. Nunca, recuerdan cercanos a la Teletón, la CPC, la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) y la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) habían donado directamente a la obra.

Hoy, Juan Sutil Servoin cumple un mes al mando de la principal multigremial empresarial del país; 31 días que han estado atravesados por el impacto de la crisis del Covid-19 o coronavirus; 31 días de los cuales solo dos alcanzó a trabajar de manera normal con todo el equipo, para que luego el teletrabajo asumiera el protagonismo; 31 días donde su plan original, de abocarse a las demandas sociales y al debate constitucional, mutaron para transitar hacia las necesidades de una crisis sanitaria sin precedentes. El sentido de urgencia se tomó la agenda, se rodeó de un grupo de colaboradores y salió a buscar recursos. Para muchos, un gesto distinto al de sus predecesores, aunque no ajeno a ciertas críticas.

Los hombres del presidente

“Este mes ha sido como un día”, dice Juan Sutil. “No he parado”, añade. Con jornadas que comienzan a las 6 de la mañana y terminan cerca de las 12 de la noche, el gran calificativo a la hora de hablar del nuevo titular de la CPC es el de “hacedor”. Para muchos actores del mundo privado y público, Sutil llegaba con una impronta bastante más rígida luego del episodio de CNN -donde retiró sus avisos de uno de los programas por discrepancias con la cobertura que el canal le daba a las protestas tras el 18-O-, o de sus dichos a favor del rechazo al proceso constituyente, y si bien él enfatiza no haber cambiado en nada, la crisis sanitaria sí generó -dicen cercanos- un rol menos opinativo y más activo.

Es que solo unos días después de asumir, la situación del coronavirus comenzó a complicarse. Dado ello, se reunió con el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, y la ministra del Trabajo, María José Zaldívar. Luego se juntaría con el titular de Salud, Jaime Mañalich, y el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga. Asimismo, estuvo con el ministro del Interior, Gonzalo Blumel; el ministro de Economía, Lucas Palacios; la ministra de la Mujer, Carolina Cuevas, y el canciller, Teodoro Ribera.

El 30 de marzo tuvo su primera audiencia con el Presidente Sebastián Piñera, y ese mismo día en la tarde se volvió a reunir con él, en el marco de la Mesa de Coordinación Público-Privada de Covid-19.

Cinco días antes se había anunciado uno de los hitos de su gestión. El 25 de marzo, y tras conversar con grandes empresarios, entre ellos, Bernardo Matte, y a través de él tener un compromiso de Andrónico Luksic, la CPC lanzó un fondo empresarial para ir en ayuda de los problemas de salud por el coronavirus. La meta inicial era de $50.000 millones y ya bordean los $80.000 millones, con aportes de los principales patrimonios del país. Quienes supieron de la conformación del fondo, aseguran que fue el mismo Sutil el que llamó uno a uno. “Hace mucho tiempo que la CPC no la lideraba un empresario de verdad, con las lucas de verdad, que él en primera persona hubiese construido su fortuna y eso hace que se dirija a cualquier empresario de tú a tú, porque él parte de la base de ‘yo pongo tanto, cuánto ponen ustedes’, no sale a pedir sin nada”, afirma un líder gremial. En privado -de hecho-, Sutil ha señalado que no decidió involucrarse en la actividad gremial para tener una actitud pasiva, como de juego de “cabros chicos”. “Si tiene que hacer una llamada, la hace, no anda pidiendo permiso”, complementa un empresario.

Si bien entre la mayoría de los contactados tal actitud es destacada, ciertos líderes gremiales cuestionan su carácter más impulsivo a la hora de tomar decisiones. “Va y pide los recursos, pero es poco reflexivo en cuanto a la gestión de ellos”, plantea un dirigente. Y añade: “Las prioridades que han definido tampoco parecen ser las correctas. Claramente el sistema de salud necesita recursos, pero hoy hay muchas pymes que están quebrando y que también necesitan soporte. Hay un mundo pyme de mayor edad del cual no se están acordando”.

Sutil, no obstante, sostiene nunca haber recibido una crítica en esa línea. “No he tenido resistencia”, destaca.

Hoy, Juanito -como le llaman en el holding que lidera, Empresas Sutil-, trabaja codo a codo con un pequeño grupo de personas. Es que tras la conformación del Fondo Privado de Emergencia para la Salud de Chile, se constituyó un comité para administrar estos recursos, liderado por el titular de la CPC y formado por Bernardo Larraín, de Sofofa; Patricio Donoso, de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC); Fernando Alvear, gerente general de la CPC; Joaquín Villarino, del Consejo Minero, y Nicolás León, gerente de Asuntos Públicos de la CChC, que fue nombrado director ejecutivo del fondo.

Un dirigente gremial destaca que ha sido hábil a la hora de armar este comité, porque se ha rodeado de buenos nombres: “Patricio Donoso es importante, dado el poder que tiene la CChC, y a Bernardo es bueno tenerlo de aliado”, puntualiza. Y añade: “Las otras ramas han optado por mantener un perfil más bajo”.

Donoso, no obstante, cuenta que fue el Comité Ejecutivo el que designó un comité de gestión para este fondo. “Ahí nos pidieron a Bernardo y a mí incorporarnos, y nos pusimos de cabeza a operativizar este fondo para que cumpla su objetivo”. Y a renglón seguido agrega: “Ha sido un mes bastante especial, porque apenas llegó Juan tuvo que sumergirse en esta crisis sanitaria que cambió cualquier panorama normal. Considerando eso, es un tremendo aporte y un tremendo liderazgo. No ha tenido tiempo ni para una mínima instrucción de lo que requiere el cargo y ha sabido leer e interpretar a la Confederación frente a estos desafíos”.

/gap