El portugués Cristiano Ronaldo fue víctima de numerosas críticas en su país natal luego de haber evadido la cuarentena para entrenar en el estadio municipal de Funchal, la capital de la región de Madeira.

La figura de Juventus generó molestia entre los ciudadanos luego de que decidiera salir de su hogar para asistir al recinto deportivo y tener una sesión de ejercicios físicos.

Cristiano llevaba tiempo entrenando en su hogar junto a sus hijos y pareja desde el pasado 9 de marzo, y pese a que en Portugal tienen permiso para salir a hacer compras y hacer ejercicio por un breve periodo de tiempo, las imágenes de su práctica no cayeron bien.

“Ronaldo no tiene un permiso especial para entrenar”, afirmó el consejero de salud de Madeira, Pedro Ramos.

Así mismo, recalcó que: “Tiene derecho a entrenarse siempre que respete las normas, como todos los ciudadanos. No tiene ningún privilegio“.

El astro portugués ya había sido cuestionado por salir a pasear junto a su novia Georgina y sus hijos por las calles de Funchal hace unos días.

Imagen foto_00000016

/Eduardo Méndez Garín