La pandemia de coronavirus dejó otros 717 muertos en Reino Unido, con lo que ya suman 11.329 los decesos causados por la COVID-19 en suelo británico.

Además, casi 4.500 personas dieron positivo a la COVID-19 en las últimas 24 horas, lo que eleva a casi 89.000 los infectados desde el inicio de la epidemia. La cifra es un descenso con respecto a los 5.288 contagios reportados el domingo. En cuanto a los fallecidos, también se reportó un descenso de 20 víctimas con respecto a la víspera.

Aunque el ritmo de crecimiento parece haberse ralentizado, lo que indicaría que las restricciones sociales funcionan, el Gobierno considera que aún no se ha alcanzado el pico de la pandemia.

El domingo, el primer ministro, Boris Johnson, fue dado de alta tras una semana de internación, en la que pasó cuatro días en Cuidados Intensivos. Según el gobierno, dio negativo en las pruebas de coronavirus antes de abandonar el hospital, lo que confirmaría que ha superado ya la enfermedad Covid-19, aunque por el momento seguirá apartado de las funciones propias de la jefatura de Gobierno.

/psg