La tasa de desocupación en Chile se ubicó en 7,5% durante el trimestre móvil diciembre 2021-febrero 2022, según informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La cifra significa un descenso de 2,8 puntos porcentuales (pp.) en doce meses -la décima baja anual consecutiva-, producto del alza de la fuerza de trabajo (4,1%), menor a la presentada por las personas ocupadas (7,4%). Por su parte, las personas desocupadas descendieron 24,2%, incididas por quienes se encontraban cesantes (-25,1%) y aquellas que buscan trabajo prom primera vez (-16,7%).

Según sexo, la tasa de desocupación de mujeres se situó en 8,3%, y la de hombres en 6,9%, decreciendo en doce meses 2,7 pp. y 2,9 pp., respectivamente.

Con esto, según la directora del INE, Sandra Quijada, “los empleos que se crearon entre el trimestre móvil anterior y la estimación de ahora es de 74.786 personas. Esto está estimado con ajuste estacional, para limpiar todos los efectos de un trimestre a otro respecto de los meses que tienen mayor participación en distintas ocupaciones. Entonces, la creación de empleos netos del trimestre móvil anterior respecto de este son 74.786”.

En tanto, los ocupados registraron un aumento de 7,4%, incidida tanto por las mujeres (9,9%) como por los hombres (5,6%). Las personas ocupadas ausentes, que representaron el 11,3% del total de la población ocupada, decrecieron 7,9%, equivalente a 85.156 personas.

La expansión de la población ocupada fue influida por comercio (9,9%), construcción (12,8%) e industria manufacturera (10,9%), en tanto, por categoría ocupacional, el alza se observó en personas asalariadas formales (6,8%) y trabajadoras por cuenta propia (8,5%).

Mientras que la tasa de ocupación informal se ubicó en 27,8%, creciendo 1,3 pp. en doce meses. Asimismo, las personas ocupadas informales aumentaron 12,9%, incididas tanto por los hombres (12,6%) como por las mujeres (13,2%), y por personas trabajadoras por cuenta propia (15,4%).

En cuanto a la reactivación del mercado laboral, la directora del INE dijo “va a depender claramente de que el mercado del trabajo pueda seguir generando estos nuevos empleos, de que se llenen las plazas que estén disponibles, y eventualmente, la tasa de desocupación podría incluso aumentar porque personas fuera de la fuerza de trabajo podrían salir, por distintas razones (…) a buscar trabajo y no encontrarlo”.

“Lo que observamos desde los últimos dos trimestres es que hay un movimiento importante entre las personas que están fuera de la fuerza de trabajo, que están ingresando a la fuerza del trabajo, y que no necesariamente el mercado está siendo capaz de absorberlas, muy a pesar de que los aumentos han sido marginales en los últimos dos trimestres”, agregó.

Volumen de trabajo

De acuerdo al ente estadístico, la tasa de desocupación ajustada estacionalmente elimina los efectos de los factores exógenos estacionales de naturaleza no económica que influyen en su comportamiento coyuntural.

En este sentido, el indicador estimado fue 7,6%, sin variación con respecto al trimestre móvil anterior, como consecuencia del aumento de la fuerza de trabajo (0,9%) que resultó del incremento de los desocupados (0,7%) y el aumento de los ocupados (0,9%).

En doce meses, el volumen de trabajo, medido a través del número total de horas efectivas trabajadas por las personas ocupadas, ascendió 11,3%. De igual modo, el promedio de horas trabajadas creció 3,6%, llegando a 36,3 horas.

La tasa combinada de desocupación y fuerza de trabajo potencial -que mide el número de personas desocupadas más personas iniciadoras disponibles e inactivos potencialmente activos- alcanzó 15,8%, con una reducción de 5,6 pp. en el período. En los hombres se situó en 13,5% y en las mujeres 18,8%. La brecha de género fue 5,3 pp.

Nuevas dimensiones de análisis del INE

-Personas ocupadas que trabajan bajo sistema de turnos
En el trimestre diciembre- febrero, las personas ocupadas que trabajan por sistema de turnos representaron al 7,1% del total de la población ocupada (618.677 personas).

Por género, los hombres con turnos representaron al 8,9% del total de ocupados (452.008 personas) y las mujeres al 4,5% de las ocupadas (166.669 personas). Los sectores económicos que presentaron las mayores participaciones de personas ocupadas con sistema de turnos fueron minería (72,3%), suministro de electricidad (13,2%) y actividades de salud (16,5%).

-Personas ocupadas disponibles a trabajar horas adicionales
De acuerdo al INE, se estima que un 11,5% de la población ocupada declaró el deseo y la disponibilidad de trabajar horas adicionales. En promedio trabajarían 15,9 horas más a la semana.

Según jornada de trabajo, las personas ocupadas a tiempo parcial (1-30 horas) son las que declaran el mayor volumen de horas adicionales, representando al 57,4% del total, es decir, estarían disponibles para trabajar a la semana en promedio 21,1 horas más.

-Personas fuera de la fuerza de trabajo y su deseo de trabajar
En el actual trimestre se observó que un 23,4% de las personas que se encuentran fuera de la fuerza de trabajo indicaron que desean trabajar (1.531.533 personas), en contrapartida, un 72,4% declara que no desea trabajar (4.734.527 personas).

De las personas que desean trabajar, 589.239 son hombres (38,5%) y 942.294 mujeres (61,5%). En el caso de las mujeres, el 50,2% de ellas declara no estar disponible “Por razones familiares permanente”, seguido por “Razones de salud (permanentes y temporales)” con un 23,2%.

“En los últimos trimestres móviles, el de ahora y el anterior, vimos un leve aumento de la tasa de desocupación, pero si observamos la conformación de la fuerza de trabajo, los ocupados y los desocupados, vemos que son mayores respecto de cuando teníamos la tasa más baja que se alcanzó hace dos trimestres móviles anteriores. Entonces, efectivamente hay todavía un grupo importante de personas que está en la fuerza de trabajo potencial, y que podría salir rápidamente a buscar trabajo, dependiendo de las expectativas del mercado laboral y, eventualmente, de la necesidad de generar ingresos en el hogar”, dijo Quijada.

/psg