El fuerte impacto de las medidas para detener la propagación del coronavirus en Estados Unidos, que tiene a la mayor parte de su población confinada en sus casas, ha provocado que la principal economía mundial haya entrado en recesión de acuerdo a las estimaciones de varios analistas, y las cifras concretas están comenzando a respaldar dicho pronóstico.

La Reserva Federal informó este miércoles que la producción manufacturera se hundió 6,3% en marzo, casi el doble que el retroceso de 3,2% que esperaban los analistas de acuerdo a un sondeo de Reuters y con lo que anotó su peor desempeño desde febrero de 1946.

Además la cifra de febrero se revisó a la baja y ahora registra una caída de 0,1% versus el aumento de 0,1% que fue reportado preliminarmente.

Ventas minoristas

Los datos de manufacturas siguen a las desalentadoras cifras de comercio informadas más temprano, lo que es especialmente preocupando en una economía que depende principalmente del consumo.

El Departamento de Comercio dio a conocer que las ventas minoristas en Estados Unidos se desplomaron 8,7% en marzo, su mayor declive desde 1992, que es cuando el gobierno empezó entregar estadísticas del segmento.

Las cifra también fue peor a la esperada por el mercado que había proyectado un descenso de 8%.

Bancos

Los negativos datos económicos se conocen al inicio del reporte de resultados corporativos correspondiente al primer trimestre, que también comienza a reflejar el impacto de la pandemia.

Los principales bancos reportaron fuerte retrocesos en sus ganancias trimestrales, pese a que en marzo aún no se daba el efecto más intenso del virus.

Tanto Bank of America, Goldman Sachs y Citi reportaron este miércoles descensos de más de 45% en sus ganancias, que suman al desplome de 69% informado ayer por JPMorgan, la mayor entidad financiera del país.

/psg