Un nuevo hecho de desobediencia de cuarentenas salió a la luz esta jornada. Si primero fue una mujer que fue sorprendida en la Plaza de Armas de Santiago, ahora fue el turno de un ciudadano chino, contagiado con Coronavirus, que fue pillado abriendo su local comercial en Chillán.

Según informó 24 Horas, en base al informe policial entregado por Carabineros, la persona en cuestión tiene 26 años y es dueño de una tienda de artículos de electricidad, en pleno centro de la ciudad.

Específicamente el hecho ocurrió en la intersección de las calles Arturo Prat con Sargento Aldea. Personal policial de la 2da comisaría de Chillán realizó un control preventivo y descubrió que el ciudadano chino mantenía una orden de cuarentena obligatoria hasta el 18 de abril.

A la Fiscalía

El caso fue notificado a la Fiscalía y personal militar trasladó a la persona hasta su casa para guardar la cuarentena. Cabe destacar que ese sector de la ciudad mantiene cuarentena total según lo informado por el Gobierno.

/gap