Donald Trump y Joe Biden sostendrán su primer debate electoral a finales de septiembre, pero un encuentro cara a cara anticipado, en el que podrían comulgar o distanciarse aún más, ocurriría el próximo viernes en una conmemoración más de los ataques del 11 de septiembre en Estados Unidos.

El presidente republicano y su contrincante demócrata tienen programada una visita el 11 de septiembre a Shanksville (Pensilvania), donde un avión secuestrado se estrelló en un campo ese día en 2001.

No está claro si las dos visitas se superpondrán, pero es probable que sea lo más cerca que los rivales estarán el uno del otro en meses, rumbo a las elecciones del 3 de noviembre.

“No sabía que (Trump) iba a ir hasta después de que anuncié que yo iba a ir”, dijo Biden este viernes a los periodistas en Wilmington (Delaware, noreste), dos días después de que su oficina de campaña anunciara los planes del demócrata.

Biden, que está a la cabeza en las encuestas nacionales pero cuya ventaja es más estrecha en todos los estados clave -llamados “pendulares”-, incluyendo Pensilvania, señaló que compartiría el escenario con Trump en Shanksville si se le invitaba a hacerlo.

“Sigue siendo el presidente de Estados Unidos”, dijo Biden.

/Gap