La deuda de los hogares chilenos continúa subiendo de manera preocupante y alcanzó un nuevo récord en 2019. De acuerdo al informe de las Cuentas Nacionales por Sector Institucional, del Banco Central, el total de Hogares de la economía chilena registró un stock de deuda (pasivos totales) de 50,3% del PIB, equivalente a 74,9% del ingreso disponible anual.

La cifra representa un aumento de 1,9 puntos porcentuales en relación al total del año 2018 y, según emisor, se explica principalmente por el aumento de los préstamos hipotecarios con bancos.

En el desglose, la deuda de Hogares estaba constituida por préstamos bancarios para la vivienda (40,1%), créditos de consumo (18,1%) y obligaciones frente a Otros intermediarios de crédito (Casas comerciales, Compañías de seguros, Cajas de compensación, entre otros) que suman 16,7% del ingreso disponible.

Según el informe, los Hogares registraron una riqueza financiera neta de 206,8% del ingreso disponible, esto es un alza de 15,5 puntos porcentuales respecto del cierre del año anterior.

Ello obedeció, principalmente, al incremento en la cartera de los fondos de pensiones, acorde con el rendimiento positivo de las bolsas internacionales, especialmente en el cuarto trimestre, y con la mayor valoración de mercado de los bonos locales .Lo anterior compensó el aumento de 1,8pp. en la contratación de préstamos, que totalizaron 70,5% del ingreso disponible.

Adicionalmente, durante el año pasado el ingreso disponible bruto de los Hogares creció 5,4% anual, incidido principalmente por el comportamiento de las rentas provenientes de la producción, en particular, de las remuneraciones, con una incidencia de 5,4pp. del ingreso disponible, aunque inferior a lo registrado el 2018 (6,1pp.).

Por su parte, las rentas de la propiedad presentaron una incidencia positiva de 1,1pp. del ingreso, compensado por el aporte negativo de los otros ingresos netos.

En tanto, el consumo final de los hogares mostró un menor dinamismo que el ingreso disponible, con un crecimiento de 3,5% en el año en su conjunto, pero con una importante caída en el último trimestre. Con ello, la tasa de ahorro bruto se situó en 12,5% del ingreso disponible, es decir, un salto de 2,5 puntos porcentuales superior respecto del año anterior.

Empresas

En relación a las empresas no financieras, al término de 2019, su nivel de deuda llegó a 113,2% del PIB, lo que representa un incremento de 8,8 puntos porcentuales respecto del periodo anterior.

Esto obedeció a la emisión de títulos en el mercado externo junto con el efecto de la depreciación del peso frente al dólar sobre los pasivos denominados en moneda extranjera. En el mercado interno, por su parte, el aumento de la deuda se debió a una mayor contratación de préstamos bancarios, revalorizaciones y emisiones de títulos de deuda.

Por origen, la deuda interna de las Empresas no financieras finalizó el año 2019 en 66,6% de PIB, compuesta por préstamos de bancos locales (45,2% de PIB), bonos (15,7% de PIB), préstamos de Otros intermediarios financieros (5,3% de PIB) y préstamos del Gobierno (0,4% de PIB). Por su parte, la deuda externa del sector alcanzó 46,6% del PIB, reflejando un aumento de 4,2pp. respecto del cierre del año anterior.

/psg